Search
Close this search box.

IIMP completa serie histórica del sector minero peruano con su nuevo libro “La minería moderna”

“Cada vez que han coincidido un marco normativo promotor de las inversiones y de la exploración minera, junto con los buenos precios internacionales, se ha producido una aceleración inmediata en el desarrollo del Perú”, reflexionó el autor Mario Sifuentes Briceño.

Hoy el Perú cuenta con la presencia de las más importantes empresas mineras a nivel global y el sector trabaja con altos estándares ambientales, sociales y de gobernanza. Para conocer la evolución histórica de esta industria en el país, el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) presentó su tercer libro al respecto, con lo cual completa los hitos desde 1900 hasta la actualidad.

“La serie inicia con un primer libro que narra la historia desde 1900, con la llegada de la Cerro Pasco Corporation al país; en una segunda publicación aborda la vida y los valores que imprimieron los pioneros de la Minería Moderna, a partir de los años 20, e incluso a principios de siglo, hasta los años 80 que estuvieron en actividad; y este último libro viene a ser la tercera parte, que se inicia en 1950 con el Código Nacional de Minería”, explica el autor Mario Sifuentes Briceño.

Sifuentes se encargó de desarrollar esta iniciativa del IIMP, que tras 14 meses de trabajo nos permite conocer nueve crónicas históricas de nueve distintas empresas mineras, descritas en 376 páginas y 26 fotografías. 

La presentación del libro se llevó a cabo en el Jueves Minero del Instituto, donde se explicó que la estructura consta de tres secciones. La primera parte es el Código de Minería de 1950 y cómo a partir de esa norma promotora de la minería se desarrollan nuevos proyectos. Como ejemplo, se citan a Marcona Mining y Southern Perú, que empezaron su vida operacional en ese momento.

La segunda parte es la estatización, que se dio en 1968. En ese caso, se consideran a cuatro importantes empresas nacionales, que si bien no surgieron en esos años, sobrevivieron a esa época que estatizó buena parte de la producción, y se mantienen hasta la actualidad. Se trata de Volcan, San Ignacio de Morococha, Milpo y Buenaventura.

La parte final aborda el cambio de modelo económico en el país, registrado en 1992, con el cual se dieron leyes promotoras y se desarrollaron nuevos emprendimientos. En esta etapa, se destaca a Newmont Yanacocha, Cerro Verde y Antamina.

Oportunidad de desarrollo

“Cada vez que han coincidido un marco normativo promotor de las inversiones y de la exploración minera, junto con los buenos precios internacionales, se ha producido una aceleración inmediata en el desarrollo del Perú”, reflexionó Sifuentes tras hacer un repaso histórico.

Para explicar su punto, indicó que así sucedió a principios del siglo XX, sacándonos de la depresión desde la Guerra con Chile; a partir del Código de Minería de 1950, con 19 años de bonanza; y luego de los años 90, permitiéndonos superar las consecuencias del terrorismo e hiperinflación. Incluso, desde principios de este siglo, nos permitió reducir la pobreza monetaria de 57% a 20%. 

En ese sentido, recalcó que hoy el país tiene una gran oportunidad ante el alza de la demanda de minerales críticos para la transición energética, de los cuales producimos seis de los 10 principales. Además, consideró muy importante llevar a la práctica el enfoque de Desarrollo Territorial que promueve el IIMP.

“Tenemos una nueva oportunidad para conducirnos hacia el pleno desarrollo, una oportunidad que puede tener el impulso de la minería en su primera etapa, mediante la implementación del mecanismo de Desarrollo Territorial”, apuntó.

Las más leídas