Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Perú, uno de los 10 países más difíciles para invertir

“Perú ofrece buenos recursos naturales, pero debido a los complicados procesos de concesión de licencias para las empresas internacionales, puede ser un lugar difícil para establecer un negocio", dice la investigación.

Según el “Índice Global de Complejidad Empresarial de TMF Group” (Global Business Complexity Index by TMF Group, GBCI, por sus siglas en inglés), Perú en el noveno lugar del ranking mundial de países con mayor dificultad para invertir y hacer negocios.

Esta posición representa una mejora a comparación del 2022 y 2023, donde ocupó el puesto 3 y 7 respectivamente. No obstante, el país se mantiene entre los 10 primeros en complejidad a nivel global y en el puesto 4 de Sudamérica, solo por detrás de Colombia (3°), Bolivia (5°) y Brasil (7°).

Entre los principales factores que el estudio de TMF Group encuentra, podemos observar la persistente inestabilidad política y los complejos procesos de concesión. “Perú ofrece buenos recursos naturales, pero debido a los complicados procesos de concesión de licencias para las empresas internacionales, puede ser un lugar difícil para establecer un negocio. Esto se ve agravado por la situación política, que ha sido incierta desde 2016. Durante muchos años ha habido considerables quejas públicas, motivadas por la desconfianza en los líderes políticos, la desigualdad económica y la polarización extrema”, destaca el informe.

La complejidad de la normativa, sobre todo en materia de legislación laboral, los cambios periódicos de las leyes y los burocráticos procesos de licitación también son señalados como agentes perjudiciales para el clima de inversión. 

Otro factor que afecta a la confianza para las inversiones es la limitada reserva de talento para las empresas debido a la escasa inversión en educación. El índice GBCI de TMF Group expone que, aunque hay núcleos de mano de obra cualificada, no es homogénea en todo el país.

Sin embargo, también hay buenas noticias. La minería se mantiene como la actividad más atractiva para las inversiones en el país y se prevé que el sector continúe creciendo en los próximos años. “Pese a que los inversores no confían en la estabilidad del país debido a la polarización del panorama político y que la normativa fiscal y laboral es cambiante, no es una situación diferente a la de otros países. Además, la minería seguirá siendo el motor del crecimiento económico en Perú, la demanda actual de energía limpia y la transición global a una economía más sostenible hacen que el cobre mantenga su alto precio. Esta demanda asegura inversiones en el sector minero peruano”, explica Geraldo Arosemena, director general de TMF Group para Perú y Bolivia.

Este informe exhaustivo abarca 79 países representativos del 93% del PBI mundial y el 88% de los flujos globales netos de inversión extranjera directa (IED), analiza meticulosamente 292 indicadores de seguimiento anual, proporcionando datos sobre aspectos clave para hacer negocios, incluyendo líneas de tiempo de incorporación, gestión de nóminas y beneficios, normativa, regulaciones, impuestos y otros factores de cumplimiento.