Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

“Lo que queda es hacer un control y un uso más eficiente del agua, en este caso, del gran usuario que es la agricultura”: Jorge Tovar, hidrogeólogo

En la costa, donde vive el 65% de la población peruana, la cantidad de agua de lluvia es solamente 2%, mientras que la que cae en la Amazonía es 98%, donde habita solamente el 25% o 35% de la población. Esta es una condición que va a ser muy difícil revertir, recordó el Ing. Jorge Tovar, con más de 40 años de experiencia en hidrogeología aplicada en Perú, Chile, Argentina, Nicaragua y México. Desde el lado del consumo, la agricultura es el mayor usuario, con aproximadamente el 80% del total del agua disponible, mientras que cerca del 15% es utilizado por la población. “Lo que queda es hacer un control y un uso más eficiente del agua, en este caso, del gran usuario que es la agricultura. En el caso de la agricultura de exportación siempre lo ha sido; hoy en día es nuestro segundo motor de producción económica”, señaló. 

La referencia es por cierto a zonas como Ica, a irrigaciones tipo Olmos, o Majes, donde las tasas de eficiencia del agua son muy altas. El especialista puso como ejemplo a Israel, país que logró utilizar aproximadamente 1 litro de agua para regar 3 hectáreas de riego. En Ica se ha logrado regar con la misma cantidad de agua hasta 4 hectáreas de riego. “Hay pues una eficiencia muy alta precisamente porque el riego por goteo, el riego por microaspersión, etcétera, son tecnologías, que están siendo muy bien utilizadas por los agricultores de exportación y la idea es que el resto de la agricultura también haga lo mismo”, dijo, agregando que, a la par, debe haber más control de parte de las autoridades para que no haya tanta perforación de pozos clandestinos, sobre todo en la costa. Citó a Tacna, como zona con la existencia de una gran cantidad de pozos informales que “no tienen permiso de nadie”. 

Lima es el único lugar donde la problemática está más o menos controlada. Esto es así porque, dijo, Sedapal “tiene la reserva, tiene el uso y la autoridad del manejo de los pozos, pero en el resto del país la cosa está bastante crítica”. Todo ello, lamentablemente, también refleja la gran informalidad que hay en el país, el incumplimiento de las normas, mucha clandestinidad en muchas actividades y obviamente eso nos está llevando a un caos”.

Problema del agua se discutirá en evento científico 

El agua subterránea “es un recurso con el cual muy pocos tenemos la oportunidad de estar en contacto. Son precisamente los mineros de socavón los que tienen un concepto más real de lo que es el agua subterránea y dado que la minería es la que está liderando este tema, es que se le ha dado mucha importancia últimamente, por ejemplo, en los estudios de impacto ambiental”, afirmó el especialista. 

Precisamente, en el Foro de Hidrogeología —uno de 8 foros especializados que tendrán lugar en el XXI Congreso Peruano de Geología y II FIPMIN—, se abordará el problema del agua, el desbalance entre costa y sierra, la forma cómo se puede manejar, entre otros temas clave. “Prácticamente el 90% de usuarios del agua subterránea está en la costa, […] la minería formal utiliza solamente el 2% del total del agua que consumimos y está bien manejada”. La otra cara es la minería ilegal e informal, donde el manejo del agua está completamente descontrolado y donde además surge el problema de la deforestación como el caso de Madre de Dios, donde hay problemas mucho más grandes. 

El problema se podría resumir, de acuerdo con Tovar, “en términos de imponer un poco más la autoridad; las normas están establecidas, lamentablemente están sesgadas mucho más al sector formal, mientras que, el sector informal, está completamente descuidado y hay un desorden una falta de autoridad en todos lados, entonces el problema es falta de autoridad”, precisó. “Este foro está buscando precisamente hacer tomar un poco más de conciencia y probablemente hacer llegar a las autoridades para que impongan más autoridad que es lo que falta”.

Las más leídas