Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Hatch Perú: Demanda mundial del cobre se triplicará hacia el 2050

Un punto aparte es el caso del litio, cuya demanda se multiplicará por 16 para el 2050. En este caso, el Perú aún no es un productor de este mineral, a diferencia de otros países de la región.

En la última conferencia de Rumbo a PERUMIN, titulada “Descarbonización y transición energética”, Pamela Florian, gerente general de Hatch Perú, estimó que la demanda mundial del cobre se triplicará hacia el año 2050. En la actualidad, el Perú cuenta con el 10% de la producción global de este mineral.

La ejecutiva manifestó que el sector minería y metales en Latinoamérica se enfrenta al reto de aumentar producción frente a la creciente demanda de metales críticos, los cuales son cruciales para la transición energética. Entre los países que tienen esta oportunidad, además del Perú, se encuentran Chile, con el litio, plata y cobre; Brasil, con níquel, estaño y litio; y Argentina, con plata y litio. 

Un punto aparte es el caso del litio, cuya demanda se multiplicará por 16 para el 2050. En este caso, el Perú aún no es un productor de este mineral, a diferencia de otros países de la región.

La especialista también indicó que las propias operaciones mineras deben acelerar sus procesos para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. En tal sentido, señaló que descarbonizar es una visión de cambio, para ello se debe asumir un liderazgo visionario con cambios en la cultura enfocados en la sostenibilidad de las operaciones.  

Florian recalcó la importancia de electrificar las minas subterráneas. Anotó que en el mundo ya hay minas que operan bajo esta premisa. También recomendó la reducción de emisiones de los camiones que operan en las operaciones a tajo abierto, con soluciones tecnológica.

Al respecto, la gerente general de Hatch Perú explicó cuáles son los retos para descarbonizar el sector minero. Estos se dividen en tres categorías: evaluación tecnológica, economía y financiamiento de proyectos, así como entorno regulatorio y político. El Perú se ha fijado la meta de una reducción del 30% de las emisiones con respecto a 2015 hacia el año 2030.