Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Mara Rosa: proyecto de peruana Hochschild Mining en Brasil tiene un avance de construcción superior al 70%

Mara Rosa es un proyecto de oro a cielo abierto.

Ignacio Bustamante, CEO de Hochschild Mining, dijo que desembolsarán entre US$ 100 millones y US$ 110 millones para completar la construcción de la mina de oro Mara Rosa, en Brasil. A la fecha, este proyecto tiene un avance de construcción superior al 70%.

“Debería quedar algo [de presupuesto] para el 2024, pero casi la mayor parte de la inversión se completará entre ahora y el final del año. y la guía se mantiene en US$ 198 millones”, mencionó, tras estimar que la mina empezará a operar en el primer semestre de 2024.

Mara Rosa es un proyecto de oro a cielo abierto ubicado en la jurisdicción del estado de Goiás en Brasil. El proyecto brownfield se beneficia de la infraestructura existente y los costos atractivos. El proyecto recibió todas las licencias de instalación necesarias de las autoridades estatales durante 2021 y 2022.

Los trabajos de movimientos de tierra se encuentran en una etapa avanzada (92% y 96% respectivamente), mientras que el reservorio está en pleno funcionamiento y ya recibe agua bombeada del tajo. Todos los sitios que se estaban preparando para la planta de procesamiento se terminaron a tiempo, lo que permitió que las obras civiles comenzaran de acuerdo con el cronograma.

Actualmente se han emitido órdenes de compra para el 93% de los equipos del proyecto. Las entregas están dentro de lo programado con equipos clave como la trituradora, bandas transportadoras, tuberías de HDPE, cableado de aluminio para líneas de transmisión, hidrociclones, agitadores y equipos para la estación de tratamiento de aguas residuales ya recibidos. 

El 22 de marzo de 2022, Hochschild anunció que había recibido la aprobación de los accionistas para la adquisición de Amarillo Gold Inc. en Brasil. El 10 de agosto, la compañía informó que la autoridad ambiental del estado de Goiás, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (SEMAD), había otorgado el permiso clave para que la empresa pudiera iniciar la construcción de la planta de procesamiento.

Las más leídas