Víctor Góbitz: «Los operadores mineros intentarán trabajar con menos contratistas»

Víctor Góbitz: «Los operadores mineros intentarán trabajar con menos contratistas»

Víctor Góbitz, nuevo presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), ha dado declaraciones al Global Business Reports. Según el también director ejecutivo y gerente general de Compañía de Minas Buenaventura, la cuarentena decretada por el Gobierno peruano el 15 de marzo “tomó por sorpresa a la industria minera”. 

“El sector presenta su propia peculiaridad, con campamentos aislados donde los mineros trabajan y viven en turnos que suelen durar 14 días, con siete días libres. Para adaptarse a la pandemia, estos turnos podrían extenderse a 30 días de trabajo y 15 días libres, o incluso a períodos más largos como en la década de 1990, si los trabajadores mineros están de acuerdo”, dijo Víctor Góbitz.

Cree el ejecutivo que es muy probable que los turnos extendidos se conviertan en “la nueva norma cuando la industria vuelva a abrir durante 2020, con un protocolo muy estricto para controlar el movimiento de personas y carga”. En tanto, las comunidades locales temen que el coronavirus llegue a la zona, por lo que también “debemos garantizar su seguridad”.

La industria minera no puede operar como una entidad completamente aislada. Además del suministro de energía, necesita cemento, reactivos químicos, explosivos y muchos otros elementos; mientras que el producto final debe enviarse a los mercados. Al respecto, el presidente del IIMP tiene en mente un nuevo esquema: “Creo que veremos un período de consolidación mediante el cual los operadores mineros intentarán trabajar con menos contratistas. En cualquier caso, los contratistas deberían poder seguir el mismo modelo de turno que los propios operadores mineros”.

Superada la pandemia, cree el ejecutivo de Buenaventura que todos los jugadores “harán todo lo posible para compensar el tiempo perdido” en un contexto de precios bajos de los metales industriales.

Las operaciones mineras, los grandes proyectos de construcción, los campos agrícolas y la industria pesquera deberían volver a trabajar en los próximos meses con protocolos de seguridad muy estrictos. Si estas industrias no se reinician, infirió Góbitz, el Estado peruano gastará los recursos acumulados en las últimas tres décadas. “Eso debe tenerse en cuenta”, añadió.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)