Unas 40 personas aún habitan Morococha Antigua, ciudad donde opera minera Chinalco

Eran 5 mil antes de que la minera Chinalco tomara el control del yacimiento Toromocho, en 2007, ahora solo 40 personas habitan el pueblo de Morococha. Según Hildebrandt en sus trece, Morococha, la antigua, es “la ciudad espectral que Chinalco, la minera que explota el proyecto Toromocho en Junín, quiere desaparecer de una vez por todas”.

Estas 40 personas viven en una ciudad en donde se hace minería. En un poblado en las que “pocas viviendas que permanecen en pie pronto serán destruidas por la estatal china”.

En 2012 comenzó el traslado de los habitantes de Morochocha a la nueva ciudad de Carhuacoto, tras un acuerdo entre la minera y el Gobierno de ese entonces. Muchos de los habitantes de Morococha Antigua se resistieron a mudarse. Muchos pedían un mejor precio por sus viviendas y ahora 40 aún habitan esta ciudad fantasma de 34 hectáreas que Chinalco, según el semanario, ha pretendido hacer suya luego del reasentamiento de los pobladores.

Ahora bien, ahora son 40 personas pero hasta diciembre de 2018 eran un número mayor. Según una investigación del medio digital Convoca. Entre las frías montañas de la sierra central del Perú, a más de 4 mil 700 metros de altura, se congelan los reclamos de los últimos habitantes de la antigua Morococha, una comunidad de 65 familias que se resiste a desaparecer”.

En enero de este año, el juzgado mixto con sede en La Oroya, presidido por el juez Jesús Santana, admitió una acción de amparo el día 29 de enero pasado contra la minera Chinalco y Acciones Mineras SAC por su intento de desalojar y destruir las viviendas del casco antiguo de la ciudad de Morococha, en la región Junín.

Los pobladores se fueron de una ciudad fantasma para habitar ahora una urbe de fantasía. La ciudad de Nueva Morococha fue construida por la empresa Chinalco, minera de capitales chinos, para albergar a las casi 1,200 familias desplazadas a causa del proyecto cuprífero Toromocho. Aunque la mudanza inició en el 2012, el proceso ha tenido una serie de dificultades y problemas sobre todo por el impacto económico y social de esa reubicación. Es una mudanza que ha tardado más de seis años y aún no culmina.

Expansión

En junio de 2018, Chinalco, inició los trabajos para una expansión con un costo de US$ 1,300 millones de su mina de cobre de Toromocho. La inversión incrementará la producción de la mina de cobre en 45% al 2020 y el valor de la producción superará los US$ 2,000 millones anuales, dijo el presidente de Chinalco, Ge Honglin.

La agencia oficial de noticias china Xinhua afirmó que Chinalco quería que la expansión llevara la capacidad de procesamiento de concentrado de cobre de Toromocho a 157,000 toneladas diarias y una producción anual de cobre refinado a 300,000 toneladas.

Chinalco tomó el control de Toromocho en 2007 y el proyecto comenzó a producir a fines del 2013. Toromocho, que además de cobre explota plata y molibdeno, contiene 1,526 millones de toneladas de mineral, según la unidad local de Chinalco, Minera Chinalco Perú. China es el mayor consumidor mundial de cobre, mientras que Perú es el segundo mayor productor del metal después de su vecino sudamericano Chile.

Existe una elevada posibilidad de que Minera Chinalco culmine su proyecto de expansión de su mina de cobre Toromocho (Junín) en el 2020, dijeron sus ejecutivos en Santiago de Chile, reportó Bloomberg. La obra avanza a un ritmo mayor del esperado por los funcionarios de la empresa china. Meses antes, calculaban que la expansión sería terminada en el 2021.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)