Una multinacional pagó US$36 millones por un cargamento de cobre pero recibió piedras pintadas

Una multinacional pagó US$36 millones por un cargamento de cobre pero recibió piedras pintadas

¿Existen las obras de arte entre los actos criminales? Lo cierto es que la compañía Mercuria Energy Group, con sede en Ginebra y una de las 5 mayores traders de petróleo del mundo, ha interpuesto una demanda, según Business Insider, contra el proveedor turco Bietsan Bakir por lo que califican de «fraude» en relación a la compra de cobre por valor de US$36 millones.

La empresa llegó a un acuerdo el verano pasado para adquirir esa cantidad de metal con el proveedor turco, pero al recibir la mercancía en China, los inspectores se dieron cuenta de que lo que habían recibido no era cobre, sino piedras pintadas con spray. La policía turca ya ha detenido a 13 personas en relación a esta trama, según informa Bloomberg, y Mercuria está buscando una compensación en los tribunales de ese país.

Al parecer, el metal se cargó sin ser antes inspeccionado por una empresa independiente y alguien le puso los precintos que se utilizan para evitar estafas.

«Se ha puesto bajo custodia a los sospechosos de estar implicados en el crimen organizado contra Mercuria», explica la compañía en un comunicado en el que agradece su colaboración al Departamento de Delitos Financieros de Estambul.

Todo comenzó a mediados de 2020, cuando la multinacional, con sede en Ginebra, firmó un acuerdo con la empresa turca Bietsan Bakir para la compra de 10.000 toneladas de cobre blister, una forma impura del metal llamada así porque aparenta tener ampollas.

Al parecer, el metal se cargó sin ser antes inspeccionado por una empresa independiente y alguien le puso los precintos que se utilizan para evitar estafas. Lo más probable es que alguien abriese los contenedores llenos de cobre y los sustituyese por piedras, según ha explicado el despacho de abogados turco KYB en declaraciones recogidas por BBC, además de colocar también los precintos correspondientes. Mercuria pagó los US$36 millones en 5 plazos, el último hecho el pasado 20 de agosto, pero el fraude no se descubrió hasta que los contenedores llegaron al puerto chino Lianyungang a finales de ese mes.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)