Tragedia mortal en Hochschild: todo apunta a un error humano

Tragedia mortal en Hochschild: todo apunta a un error humano

El pasado 18 de junio, ocurrió un accidente de tránsito a las 3:21 am de aquel día que enlutó a la minera Hochschild Mining y que involucró a un autobús operado por uno de sus contratistas Empresa de Transportes Palomino; el bus de placa F3Y-959 transportaba trabajadores desde la operación Pallancata hasta la ciudad de Arequipa en el sur de Perú.  «Lamentamos profundamente que se hayan reportado 27 muertes, además de 13 heridos», comunicó aquel día la empresa muy temprano. «Estamos todos devastados por esta noticia y ya hemos comenzado una investigación exhaustiva», comentó Ignacio Bustamante, director ejecutivo de la empresa. «Sin embargo, nuestras prioridades inmediatas son apoyar a los involucrados en el accidente y sus familias y trabajar junto con las autoridades pertinentes».

El accidente de tránsito aconteció en el kilómetro 40 de la carretera Interoceánica, a la altura del distrito de Leoncio Prado, provincia de Lucanas, región Ayacucho, y según la investigación interna de la empresa minera, todo apunta a que del desastre ha sido un error de uno de los tres conductores que iban en el bus; por ahora es la causa más probable de la fatalidad.

Muestras de la violenta frenada del bus antes de caer al abismo.

El bus de la empresa Palomino trasladaba a más de 40 pasajeros. De acuerdo con una presentación interna, el conductor ingresó a una curva en «U» a una velocidad de 54 km/h «por el carril contrario» y segundos después perdió el control, derrapó y cayó al abismo. La velocidad máxima establecida por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones en ese tramo de la vía es de 45 km/h. Un letrero a la derecha metros antes del lugar del accidente indica el inicio de la curva. En un lenguaje más técnico, «el conductor del bus F3Y-959 ingresó a la curva del despiste a una velocidad (54 km/h) por encima de la establecida en el geocerco (45 km/h)».

Marcas del intenso frenado de neumáticos en el asfalto refuerza la hipótesis del derrape del vehículo. El capitán Nestor Martínez, de la compañía de Bomberos de Nasca, indicó que el bus cayó por una pendiente de aproximadamente 450 metros. La investigación da cuenta de 26 fallecidos y no 27 como se informó anticipadamente. Como consecuencia del accidente, 17 personas resultaron heridas.

Velocidad establecida por el MTC en el tramo del accidente: 45 km/h. El conductor iba a 54 km/h cuando ingresó a la curva en noche cerrada.

La investigación, no obstante, evidencia además que uno de los sistemas integrados en los buses, que alertan de un exceso de velocidad, puede ser cerrado y hasta apagado. El bus de la tragedia tenía antecedentes que debieron hacer saltar las alarmas: del 9 al 11 de junio, siempre según la investigación interna, en un viaje anterior de Pallancata a Arequipa, transitó con velocidades por encima a las establecidas en el sistema de tracklog.

Tras el accidente, internamente la empresa minera ha tomado medidas para reducir la posibilidad de que ocurra una tragedia parecida en el futuro como aumentar el número de capacitaciones de manejo a la defensiva y de percepción de riesgo, revisar el reporte de velocidades al final de un servicio y asegurarse de supervisar estas velocidades y otras medidas correctivas. Todos estos planes de acción ya están en camino. También evalúa cambiar de buses de dos pisos a los de un piso y adquirir pulseras de sueño en buses.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)