Trabajadores de la chilena Codelco inician una huelga tras el cierre de una fundición Ventanas

Trabajadores de la chilena Codelco inician una huelga tras el cierre de una fundición Ventanas

Los trabajadores de la chilena Codelco, la empresa estatal del cobre, iniciaron este martes un paro nacional para protestar contra el cierre de la Fundición Ventanas, una de las causantes de la excesiva contaminación en la bahía de Quintero-Puchuncaví, en el centro del país.

La convocatoria de la Federación de Trabajadores del Cobre —organización sindical que de la compañía que cuenta con más de 2.600 afiliados— busca «revertir la decisión del Gobierno respecto al cierre de Ventanas» y apunta a «lograr las inversiones» para que el cobre, la primera exportación de país, siga fundiéndose en Chile.

Hace unos días, el directorio de Codelco aprobó por mayoría avanzar en la preparación del cese de la operación de la fundición Ventanas, medida que requiere modificar la Ley N° 19.993, que obliga a la corporación a fundir los minerales de Enami exclusivamente en la planta de Ventanas. El acuerdo sólo involucra al proceso de fundición, ya que la refinería no está en cuestión.

«Somos la empresa más importante de Chile y el productor de cobre número uno del mundo. Nuestra categoría de empresa estatal marca nuestro compromiso con el bien común y la protección del medio ambiente y las comunidades, así como con la producción responsable que nos exigen nuestros clientes e inversionistas financieros», enfatizó Máximo Pacheco, presidente del directorio de Codelco en un comunicado.

Esta planta está localizada dentro de un complejo industrial, minero, energético y portuario cuyas condiciones ambientales han causado incidentes que afectan, especialmente, a niños y niñas de escuelas y jardines infantiles, así como a adultos mayores. Una potencial inversión de US$ 54 millones para aumentar la captación de gases, no es garantía de que no se produzcan nuevos episodios de contaminación, debido a la crisis socioambiental del polo industrial, el riesgo de nuevos peaks y las condiciones atmosféricas de la zona.

Más allá de todos los esfuerzos de inversión —Codelco invirtió entre 2010 y 2017, US$ 156 millones en obras medioambientales en esta operación, para bajar drásticamente sus emisiones y capturar 95% de los gases—, la División Ventanas ha vivido una larga historia de permanentes cuestionamientos por parte de la ciudadanía.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)