«Tenemos muchas reservas para muchos años»: la optimización continua en Toromocho

«Tenemos muchas reservas para muchos años»: la optimización continua en Toromocho

La empresa tuvo que adoptar medidas para mejorar su proceso productivo en 2020, luego de la aparición de la covid-19, y ahora solo mejora y mejora. Este artículo aparece en la edición 84 de la revista Energiminas.

La mejora continua es una filosofía muy extendida en el mundo empresarial, y más en industrias como la minería, en el que cada avance, por pequeño que sea, se traduce en mayor rentabilidad. Luis Ticona, gerente de la empresa Chinalco, refirió que el yacimiento Toromocho trabaja con despachos remotos desde abril de 2020, y que esta innovación acelerada por la covid-19, “a las semanas de la emergencia nacional”, además redujeron la distancia de acarreo “por habilitaciones de stock” en zonas con mejores leyes, que al final se tradujeron en ahorros por US$3.2 millones,  pero una labor técnica que destacó en el depósito, situado en Junín, es la optimización de la fragmentación en Toromocho que “permitió el incremento del trroughput del chancado primario y molienda”. Ticona Condori refirió que actualmente alimentan la planta con un 55%, de una línea base de 41%, de material fino de menos de una pulgada y están en el proceso de mejora con el incremento de los kilos de explosivos para la rotura del macizo rocoso, previos estudios para evitar daños a los taludes.

En 2020, producto de la pandemia, Chinalco aceleró el paso, y de una línea base de 6132 toneladas por hora en el proceso de trituración alcanzó en noviembre las 7661 toneladas, y con el aumento de este proceso se elevó también el consumo de energía. Solo la potencia consumida en el proceso de chancado subió de una base de 200 KW a 220 KW en noviembre. Con respecto al procesamiento en el molino SAG, Luis Ticona reveló que pasaron de 3902 toneladas por hora a 4588 en noviembre.

Para este año, muchos de los trabajos en Toromocho pasan por utilizar tecnologías como drones para supervisar taludes y evaluar el uso de corescan, un equipo que determina minerología de ganga. En Chinalco además planean utilizar el sistema Qemscan, que determina minerales de cobre en sulfuro. Con todo, los proyectos son aún más interesantes. Este año la empresa de capitales chinos Chinalco se ha propuesto una serie de objetivos y uno de los más relevantes es estudiar la posibilidad de convertir el yacimiento Toromocho en una futura unidad operativa subterránea, dijo Luis Ticona Condori, durante una conferencia virtual por la Semana de la Ingeniería de Minas 2021, organizada por el Colegio de Ingenieros de Minas del Perú. “Eso es a futuro porque tenemos muchas reservas para muchos años”, especificó el ejecutivo de la empresa. Otro plan interno es el uso de motores con conversión de hidrógeno, la implementación de un sistema de gestión de stocks de mineral, una actualización de su modelo geotécnico y otros como el montaje de modelos de análisis para predecir la fragmentación de rocas.

Actualmente, la empresa espera avanzar con su proyecto Ampliación Toromocho, de más de US$1.300 millones. La segunda etapa de este plan minero no ha podido iniciar hasta el momento debido a que espera la aprobación de su Modificación del Estudio de Impacto Ambiental (MEIA) por parte del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace), reveló el Ministerio de Energía y Minas en una conferencia de prensa virtual para la prensa local. Chinalco alcanzó un nuevo hito en la expansión de la unidad minera Toromocho el pasado 1 de agosto de 2020, día en el que realizó la transferencia parcial de la fase I del millonario proyecto de expansión al área de Operaciones.

Chinalco tomó el control de Toromocho en 2007 y el proyecto comenzó a producir a finales del 2013. Toromocho, que además de cobre explota plata y molibdeno, contiene 1.526 millones de toneladas de mineral. China es el mayor consumidor mundial de cobre, mientras que Perú es el segundo productor mundial del metal después de su vecino sudamericano Chile. Este 2021 llegarán a la mina Toromocho seis nuevos Komatsu 980, camiones mineros de 400 toneladas cortas que se sumarán a la flota de 32 camiones en total, entre Caterpillar y Komatsu, que hay en la operación cuprífera, reveló Luis Ticona.

El ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez Delgado, manifestó que su gestión acompañará y promoverá “consensos” buscando que la ejecución de los proyectos mineros  “no se postergue y que, sobre todo, se desarrollen en un clima de paz social y de respeto al medioambiente”.  Según detalló Gálvez, la segunda fase de Ampliación Toromocho debe empezar entre febrero y marzo. Reveló en noviembre del año pasado que la empresa ha ejecutado algunas inversiones amparada en informes técnicos sustentatorios para completar la primera fase de la inversión y espera que el Senace “pueda autorizar esta modificación del EIA, con lo cual el próximo año retomarían importantes inversiones en Toromocho para culminar su etapa de ampliación”. Alrededor de la mitad de la inversión total de US$1,350 millones ya ha sido ejecutada en la operación minera. Chinalco ha ampliado en 20% su planta de procesos gracias a un informe técnico sustentatorio. Pero la segunda fase del proyecto, para ampliar la capacidad de producción en un 30% más, requiere de la aprobación del estudio de modificación.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)