Sumitomo destinará US$8 millones para buscar metales en yacimiento San Antonio, en Apurímac

¿Qué tiene Apurímac que atrae tanto a los asiáticos? Primero Las Bambas con MMG, luego los proyectos Colca y Jalaoca con Chinalco y ahora último la gigante japonesa Sumitomo, a través de su filial Sumitomo Metal Mining Perú, quiere explorar en esta región peruana.

Unos US$8 millones han presupuestado los japoneses de Sumitomo para desarrollar actividades de sondaje en el proyecto San Antonio. La compañía, según el expediente 2938250 presentado al Ministerio de Energía y Minas, aún en evaluación, planea realizar un total de 32,000 metros de perforación diamantina en este depósito ubicado en la provincia de Grau, entre los distritos de San Antonio y Micaela Bastidas.

La finalidad de esta inversión de Sumitomo, accionista minoritario de Yanacocha, es “determinar la presencia de minerales tipo cobre, plomo, zinc, oro y plata”. El cronograma previsto para el proyecto de exploración es de dos años.

“El área de estudio se caracteriza por ser una zona muy seca y fría, debido fundamentalmente a su ubicación altitudinal, localizado en la vertiente oriental de la cordillera de los Andes, entre altitudes que varían entre los 3,095 msnm en su nivel inferior hasta los 4,460 msnm en sus partes más altas” indica en el documento de línea base la japonesa Sumitomo.

El prospecto San Antonio-Belén está dentro de la faja de pórfidos/skarns de Au-Cu y de Pb-Zn-Ag del Oligoceno, dentro de un paquete de sedimentos marinos del Mesozoico que varían en edad desde el Jurásico tardío al Cretáceo superior, explica Sumitomo. “Estas unidades han sido intruídas por diversas rocas plutónicas del batolito de Abancay de edad Eoceno Oligoceno”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)