Sube la tensión entre empresas generadoras de electricidad

Sube la tensión entre empresas generadoras de electricidad

Alta tensión hubo en varios momentos del panel de generadores eléctricos, el colofón de la séptima versión del Día de la Energía, realizado el martes último en el hotel Westin y en donde participaron Mile Cacic, gerente general de Luz del Sur; Rosa María Flores Araoz, gerente general de Kallpa Generación; José Manuel Revuelta, country manager de Enel, y Juan Miguel Cayo, gerente general de Fenix Power.

Si bien al inicio hubo una crítica conjunta a la ausencia de una agenda común y una visión a largo plazo por parte del regulador del sector, el Osinergmin, y del Ministerio de Energía y Minas (Minem), luego se abordó el espinoso tema de la “subdeclaración” del precio del gas natural para la generación eléctrica, que ha sido una de las principales causas del enfrentamiento entre las empresas de generación.

Si una regulación beneficia a alguna tecnología, va a perjudicar a otra. Necesitamos una visión integral y larga para el sector».

Mile Cacic abrió la polémica con una ponencia en la que señaló que las distorsiones del modelo “marginalista” vienen causando un severo perjuicio a los generadores que operan centrales hidroeléctricas de gran capacidad.

“El modelo marginalista ha sido groseramente manipulado, conceptualmente debería funcionar con base en la eficiencia y es un problema que no se resolverá en el corto plazo”, criticó Cacic.

En el modelo actual, todos los generadores -sean hidráulicos o térmicos- reciben un pago por su potencia firme (cantidad de energía que pueden producir con plena seguridad) la cual no siempre es demandada en su totalidad por el sistema eléctrico peruano, que es operado por el COES Sinac. El excedente se inyecta en el mercado spot que actualmente tiene un precio que oscila entre los ocho y los diez dólares por megavatio – hora (Mw/h).

Ese nivel de precio es muy bajo, perjudica las finanzas de todos los agentes del rubro generación. Aunque en esta aguda situación también ha influido la sobreoferta energética que actualmente representa reservas por encima del 40%, cuando hace poco más de cinco años no llegaban ni al 10%.

El gran problema, según explicó Cacic, surge porque el sistema vigente permite que las generadoras térmicas a gas natural puedan inyectar su energía al spot con un precio similar al de las hidroeléctricas (que es la tecnología más eficiente; es decir, la más barata) porque en su tabla de costos prácticamente no le asignan valor al gas natural, a lo que le llaman la “subdeclaración”.

Cabe anotar que el sistema eléctrico peruano ordena el despacho de energía en base a la eficiencia. Pero aquí surge otra seria distorsión, los primeros en colocar su energía para la demanda del país deberían ser las grandes hidroeléctricas pero no es así. Con el objetivo de promover la generación renovable no convencional (fotovoltaica y eólica principalmente) se dispuso, mediante normas, que los proyectos que trabajen con esta tecnología tengan preferencia en el despacho y que obtengan un precio garantizado, según indica su contrato (un nivel mucho mayor al que se aprecia en el spot). De esta forma las centrales “RER” no tienen problemas en su operación ni en sus finanzas, explicó Cacic, quien luego, junto a los demás panelistas, ahondó en el tema.

Volviendo a las quejas contra la subdeclaración, Mile Cacic señaló que si los generadores térmicos declararan el costo real del gas a la hora de producir, el precio de la energía en el mercado spot oscilaría entre los 24 y 32 dólares Mw/h, dependiendo si se trata de un ciclo simple o uno combinado. Pero la distorsión actual hace que el nivel sea mucho menor perjudicando la eficiencia de las hidroeléctricas.

La situación se agrava, de acuerdo al timonel de Luz del Sur, cuando los mismos generadores extraen la energía del mercado spot a un precio bajo y la venden a sus clientes libres (los grandes consumidores de energía del país) a una tarifa mucho mayor. “El daño de las hidroeléctricas por cobrar US$ 10 MW/h en lugar de US$ 24 es grande”, aseveró Mile Cacic.

RESPUESTA

Rosa María Flores Araoz, quien lidera una empresa que tiene generación hidroeléctrica y térmica a gas, señaló que las distorsiones en el modelo marginalista han generado perjuicio a todos los agentes y que modificar el esquema sin una visión integral sólo causará más problemas.

En la estructura de costos de los generadores térmicos, explicó Flores Araoz, se contempla el pago del suministro, transporte y distribución del gas bajo un esquema take or pay, por el cual paga como si consumiera todo el combustible que tiene contratado cuando no es así y esto es una exigencia que está contemplada en la Ley.

“Si el COES no nos llama a operar porque la demanda no nos requiere, igual tenemos que pagar el 100% de la capacidad contratada. Eso para nosotros es un costo fijo, no depende en lo absoluto si producimos o no”

Con cifras, la ejecutiva de Kallpa afirmó que el costo fijo de sus centrales a gas es US$ 15.2 Mw/h produzca o no. A ese costo debe sumar el precio del mercado spot (8 a 10 dólares por Mw/h) para obtener la energía para sus clientes.

Advirtió Flores Araoz que si se busca modificar el esquema para que los precios spot se eleven, necesariamente se debe considerar la “inflexibilidad” de los contratos con el productor del gas (Pluspetrol), el transportista (TGP) y el distribuidor (Cálidda).

“Entendemos la problemática de todos los que están inyectando su energía a ocho dólares (por Mw/h). Para nosotros el problema no viene por la regulación de la declaración del precio del gas, la problemática viene por la sobreoferta (de energía). Si todas las térmicas a gas natural estuvieran operando no estaría pasando esto”, explicó la gerente de Kallpa Generación.

Juan Miguel Cayo, de Fenix Power, coincidió con Flores Araoz en señalar que la inflexibilidad de los contratos del gas es “la madre del cordero” de la subdeclaración.

“Es un déjà vu espantoso. Año tras año halamos lo mismo y nos peleamos de la misma forma. Esta agenda urgente de los agentes no está en la del regulador ni en la del ministerio y eso es lo más trágico”, comentó Cayo.

LAS RER

Cacic, Florez Araoz y Cayo señalaron que el esquema con el que se han promovido las centrales RER agravó la problemática en el sector generación.

“Las RER que inyectan su energía al spot cobran también US$ 10 (por Mw/h), pero a ellas no les importa que sean ocho o diez porque tienen un precio garantizado de US$ 65 dólares que lo paga el consumidor. ¡Yo también quiero un trato así!”, exclamó Mile Cacic.

Juan Miguel Cayo aseveró que las renovables (no convencionales) “han llegado para quedarse” y son competitivas. Por ello sostuvo que en adelante deben competir en igualdad de condiciones con las tecnologías tradicionales.

En ese sentido, adelantó que una discusión que se debe plantear para la generación RER es si se le debe asignar una potencia firme, lo que les permitiría competir en las licitaciones que surjan en el futuro.

“Una tecnología tiene o no tiene potencia, no es que se le da, hay que hacer un estudio de cuánto aporta (esta generación) a la seguridad del sistema para ver su aporte efectivo”, manifestó Cayo.

La intermitencia de las RER, agregó el ejecutivo de Fenix, genera desafíos para la regulación y la operación. Su mayor penetración dará paso a la aparición de un nuevo mercado para los agentes del rubro generación que son los “servicios complementarios”. En opinión de Cayo, en un futuro no muy lejano, las generadoras tendrán tres fuentes de ingreso: el pago que reciben por su potencia, la venta de energía y los servicios complementarios.

SOLUCIONES

“Si una regulación beneficia a alguna tecnología, va a perjudicar a otra. Necesitamos una visión integral y larga para el sector”, sostuvo Rosa María Flores Araoz.

Si bien todos los panelistas señalaron que el Osinergmin y el Minem son los que deben sentar a los agentes y buscar salidas en conjunto, nadie se mostró optimista de que eso fuera a ocurrir.

“Falta una agenda de largo plazo en el ministerio y eso se debe, creo, a la alta rotación de los ministros en los últimos años (…) Cada vez me sorprendo más del divorcio entre la agenda del regulador y la de los agentes, parece que viviéramos en otro país”, comentó Cayo.

“Los agentes tenemos que juntarnos y ensamblar una solución de medio riesgo que seguramente no le gustará a nadie. Pero es lo mejor que podemos hacer. Si esperamos que el ministro resuelva el problema no va a servir”, afirmó Mile Cacic, por su parte.

Entre otros puntos, Juan Miguel Cayo consideró que ha sido un error crear un Viceministerio de Hidrocarburos porque ahora será más complejo tratar de resolver los aspectos que involucran estrechamente a la generación eléctrica con el mercado gasífero. “En lugar de juntar los temas eléctricos y de gas, se han separado”, criticó

Finalmente, Flores Araoz hizo una autocrítica y señaló que la forma cómo se manifestaron las discrepancias entre dos grupos de generadores no sumó a la búsqueda de soluciones porque no se transmitió una imagen de unidad que, consideró, es fundamental para buscar una salida a las distorsiones.

 

Autor: Hafid Cokchi (hcokchi@prensagrupo.com)