Statkraft Perú: «Nuestro próximo proyecto, si se dan las condiciones, será solar o eólico»

Statkraft Perú: «Nuestro próximo proyecto, si se dan las condiciones, será solar o eólico»

«Lo cualitativo es la base de lo cuantitativo», afirma Juan Antonio Rozas, gerente país de esta empresa cuyo modelo de negocio es el que dominará el futuro

Syukuro Manabe, Klaus Hasselmann y Giorgio Parisi son los ganadores del Premio Nobel de Física 2021. Los tres premiados, uno japonés, otro alemán y un tercero italiano comparten el Nobel por sus estudios de grandes fenómenos caóticos y aparentemente aleatorios. Syukuro Manabe y Klaus Hasselmann sentaron las bases para entender la compleja interacción entre el clima y los humanos. Por ejemplo, los modelos de Hasselmann demuestran que el aumento de la temperatura en la atmósfera se debe a las emisiones humanas de dióxido de carbono. En otras palabras, el calentamiento global es un hecho y un desafío. «Sabemos que, si seguimos la tendencia actual de dejar que las emisiones crezcan año tras año, el cambio climático lo transformará todo en nuestro mundo. Grandes ciudades terminarán muy probablemente ahogadas bajo el agua, culturas antiguas serán tragadas por el mar y existe una probabilidad muy alta de que nuestros hijos e hijas pasen gran parte de sus vidas huyendo y tratando de recuperarse de violentos temporales y de sequías extremas. No tenemos que mover ni un dedo para que ese futuro se haga realidad», escribió Naomi Klein en su libro Esto lo cambia todo.  Lo único que tenemos que hacer es no reaccionar. Pero Statkraft es una de esas empresas que llevan reaccionando hace una centuria y más. Le ha apostado siempre a las hidroeléctricas y renovables, y su corazonada hoy les ha puesto en una posición de privilegio: le puede proporcionar a los mercado lo que hoy busca con esfuerzo, una energía limpia, socialmente responsable, ambientalmente sostenible, operacionalmente fiable y cada electrón certificado. Juan Antonio Rozas es el gerente país de esta empresa de origen escandinavo que ha traído su cultura, sus modos, sus maneras al Perú hace mucho y hoy proporciona una considerable cantidad de la energía que utilizamos. Y todos estos modos, sistemas, procedimientos y conductas, según Rozas, son «fácilmente replicables» en las compañías locales. Esta entrevista se realizó a la manera en que Statkraft gestiona sus centrales hidroeléctricas en el país: de forma digital y remota.

En el 2020, Statkraft cumplió 125 años de generar energía renovable para el mundo. ¿Qué tipo de energía renovable generan actualmente en el Perú y en qué cantidades y lugares? 

En el 2020 cumplimos 125 años de generar energía renovable. En el Perú, el 100% de nuestras operaciones son hidroeléctricas. Estamos presentes en cinco regiones: Lima, Arequipa, Áncash, Cajamarca y Junín. La principal es la Central Hidroeléctrica Cheves, está ubicada entre Huaura y Oyón, muy cerca a los baños termales de Churín. Tiene 176 MW. La Central Hidroeléctrica Cahua está en Cajatambo, Lima. Cuenta con 45.4 MW de capacidad. La Central Hidroeléctrica Gallito Ciego está ubicada en Contumazá, Cajamarca y cuenta con 35.3 MW de capacidad. La Central Hidroeléctrica La Oroya, en Yauli, Junín, proporciona 9 MW. La CH Malpaso también se sitúa en Yauli, Junín, y genera 48.4 MW. También aparece la CH Pariac, en Huaraz, Áncash. Cuenta con 4.9 MW de capacidad. Pachachaca, en Yauli, Junín, con 9.7 MW de capacidad. Yaupi, en Ulcumayo, también en Junín. Cuenta con 115 MW. Finalmente, el Centro de Producción Arcata, con de 5 MW, en la zona central de Arequipa. De modo que estamos muy presentes en el centro del país y nuestras centrales suman 450 MW de energía hidroeléctrica 100% renovable.

«Compramos hidroeléctricas e invertimos más de US$500 millones como en Cheves pero se requiere estabilidad política y jurídica para que se den las futuras inversiones», dijo Juan Antonio Rozas.

¿Y esa cifra de megavatios, cuánto representa del mercado peruano?

Entre el 4% y 5% del total.

¿Entre los planes de Statkraft aparece la seria idea de reactivar la división de negocios vinculada a proyectos eólicos y solares? ¿Ya han podido avanzar con ello al respecto?

Lo que hemos empezado es un piloto. Hemos iniciado la operación de un laboratorio solar, a más de 3,900 metros sobre el nivel del mar, en Junín, y tiene una potencia instalada de 40 kilovatios. ¡Ojo, kilovatios! Es pequeño para el sector pero para su fin, la investigación en laboratorio, es suficiente. Estamos probando el rendimiento de cuatro distintas tecnologías de paneles solares y el comportamiento de otros componentes tecnológicos.  La mayor parte de proyectos solares se ubican en el sur del Perú porque hay allí mayor radiación solar. Pero nosotros, con los resultados de esta investigación, podremos desarrollar proyectos solares eficientes en la zona de los Andes. Como Statkraft, pues, elegimos Junín porque queremos probar cómo se comportan los paneles en este tipo de entornos, con condiciones climáticas diferentes y poco estudiadas en el Perú. Actualmente nos dedicamos a la recolección de data. El espacio físico del laboratorio está ubicado específicamente al lado de nuestra central Malpaso, y hace un año empezamos a investigar y establecer la agenda para que esta tecnología estuviera lista una vez que el mercado desencadenara nuevas inversiones. Nuestra idea es, pues, analizar el comportamiento de los paneles solares (no todos funcionan de la misma forma) y esperar las condiciones idóneas para poder invertir en esa zona.

¿Piensan duplicar, triplicar la capacidad del laboratorio?

No, pasaríamos a construir una central solar. El potencial que por ahora hemos identificado en la zona es de hasta 30 MW solares, y eso ya no es un laboratorio, es ya ponerte a jugar en serio, como se suele decir.

¿Cuándo debe culminar el piloto?

La idea es contar con un año de data inicialmente, y eso lo conseguiremos en el verano de 2022, pero un asunto importante para que avancemos con la construcción de una planta solar en Junín o en cualquier otra zona del país es la estabilidad política. Somos un jugador importante acá. Compramos hidroeléctricas e invertimos más de US$500 millones como en Cheves pero se requiere estabilidad política y jurídica para que se den las futuras inversiones. Hemos montado este laboratorio solar e instalado una torre de medición de vientos en el norte del país y tenemos acuerdos con algunas comunidades, pero para seguir avanzando… Una cosa es avanzar en desarrollo, en donde los gastos son relativamente menores para una empresa del tamaño de Statkraft, pero para gatillar las inversiones es primordial la estabilidad jurídica en el país.

¿Las condiciones no están como para otros US$500 millones como la central Cheves actualmente?

No, por ahora no lo están. 

«El futuro del Perú, sin duda alguna, está relacionado con proyectos eólicos y solares, y por eso queremos estar listos cuando las condiciones de inversión sean inequívocas», dijo el gerente país de Statkraft.

Pero tengo entendido que Statkraft ingresó a evaluación ambiental el proyecto solar más grande de Chile.

Nosotros pertenecemos a una división internacional de Statkraft (International Power), donde está Chile, Perú, Brasil, la India, Turquía, Nepal y Albania, y Perú es el más consolidado y con operaciones más estables, la más predecible de los siete. Tenemos la economía de escala mínima requerida, y casi hemos alcanzado un nivel parecido en Brasil, pero en países como Chile aún no sucede. Tiene que haber un mínimo de megavatios en operación para lograr cierta escala, y por eso hemos invertido en Chile, en una hidroeléctrica Los Lagos, en un proyecto eólico, y sí, recientemente hemos ingresado a evaluación ambiental el proyecto solar más grande de Chile, Parque Fotovoltaico Pauna Solar, de 671 MV y que requerirá una superficie de 109 hectáreas, en Antofagasta. En este último proyecto aún no hay una decisión de inversión, pero sí pasos serios a que ojalá esto se pueda materializar en el futuro. En síntesis, las inversiones, al menos las de Statkraft, responden a primero conseguir cierta cantidad de megavatios y a eso se suma la estabilidad política, social y económica.

¿En Statkraft están cómodos con el 4% a 5% de la participación de mercado en el Perú?

Lo primordial es poder mantener el porcentaje pero no tenemos objetivos de llegar al 10% o cosas así. Pero sí contamos con una empresa operativa con mucho conocimiento de que si se dan las oportunidades, vamos a crecer. No se trata de crecer por crecer sino de que los proyectos sean rentables. Pero de lo que sí estamos convencidos es que el futuro del Perú, sin duda alguna, está relacionado con proyectos eólicos y solares, y por eso queremos estar listos cuando las condiciones de inversión sean inequívocas.

Entonces, ¿el próximo proyecto de Statkraft Perú, si se logran crear las condiciones, será necesariamente eólico o solar?

¿En el Perú? Sí, de todas maneras será eólico o solar. No será hidroeléctrico, y tiene que ver con la competitividad. En materia de precios, las hidroeléctricas tienen un costo civil muy elevado, y no ha habido una reducción de costos que sí ha experimentado la tecnología solar y eólica. Hoy estas tecnologías, que no hace mucho eran muy caras, son las más rentables, y además se ajustan a nuestro core business: las renovables. En números gruesos, como Statkraft generamos en el mundo 20,000 MW, todo de fuentes renovables, y nuestro objetivo al 2025 es… Esta entrevista aparece en nuestra edición N°90 de la revista Energiminas, que puedes leer aquí gratuitamente.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)