Sindicato de Las Bambas afirma que comunidades no quieren que el conflicto sea resuelto

Sindicato de Las Bambas afirma que comunidades no quieren que el conflicto sea resuelto

En una carta al presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, el Sindicato de Trabajadores de Las Bambas, tras 50 días de paralizada la mina que opera en la región Apurímac, afirma que «un aproximado de 3,000 trabajadores de diversas contratas ya han sido desvinculados y centenas de trabajadores de la empresa han sido sometidos a medida de suspensión perfecta de labores».

La misiva lleva la firma de Erick Ramos, secretario general del sindicato, quien afirma que «a lo largo de los años, los trabajadores nos hemos limitado a ser parte espectadora de conflictos sociales, respetuosos de las demandas de las comunidades», sin embargo, asevera, los trabajadores de Las Bambas han sido testigos de la «desnaturalización de las demandas de las comunidades», «alejándose cada vez más del proceso de diálogo, lo que demuestra la mínima o nula intención de resolver el conflicto».

El sindicato afirma que «la falta de voluntad» de las comunidades para llegar a acuerdos «impide» el ejercicio de «un derecho fundamental de más de 9,000 personas», su derecho constitucional al trabajo. «Esta situación es inaceptable», dijo Ramos, quien pide que se asegure el «cumplimiento irrestricto de la ley y el orden en el área de influencia» de Las Bambas. El sindicato, al final, solicita ser atendido por el presidente Pedro Castillo.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)