Roxana Barrantes: El canon minero al modo de Alaska «no es la mejor opción»

Roxana Barrantes: El canon minero al modo de Alaska «no es la mejor opción»

Keiko Fujimori prometió en Chota, Cajamarca, que en regiones donde hay canon se destinaría el 40% de este a cada peruano. La idea no es nueva ni mucho menos. Un plan parecido se aplica en Alaska (Estados Unidos). Allí, los residentes reciben un cheque por la explotación petrolera en su localidad y hasta montos de dinero adicionales. En 2015, su gobierno repartió US$2,072 por cada ciudadano que llevaba más de un año residiendo legalmente en ese estado.

Estas medidas no son únicas en el mundo y ganan fuerza en medio de las constantes y universales críticas por la manera como los gobiernos de aquí, allá y acullá gastan el dinero de los contribuyentes; algunos ven mejor que el dinero público vaya directamente al bolsillo de los ciudadanos. En un tramo de 2015, el precio del crudo estaba por las nubes y hoy cotiza solo por encima de la mitad. Pero no todos concuerdan con esta idea. Roxana Barrantes, investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), en declaraciones al respecto al diario El Comercio, cree que la implementación de dicha propuesta en nuestro país podría ser riesgosa.

Para Barrantes, el problema de implementar la propuesta de “canon para el pueblo” en el Perú no es la mejor opción pues implicaría quitar recursos a inversiones de todo tipo de infraestructuras que se requieren en las zonas de influencia de las actividades de minería o hidrocarburos. “¿Cómo vas a asegurar que todos tengan acceso a agua potable y a un sistema de alcantarillado decente si no tienes recursos? Los recursos del canon están destinados a proveer obras como las que describo, además de carreteras, vías, postas, escuelas, etc.”, reflexionó.

Barrantes no recomienda la implementación de la propuesta de Keiko Fujimori porque “no podemos seguir viviendo en un país que no tenga agua potable para sus ciudadanos, y nuestros indicadores son vergonzosos con respecto a eso. Entonces, que todos vivan felices con el dinero que les llega directamente del canon… ¿pero que haya población en esas zonas viviendo sin agua o buena infraestructura? Es una solución individual a un problema que es de todos”, resalta. En el Perú, el monopolio del agua potable es responsabilidad de la empresa estatal Sedapal.

A pesar de que admite que el canon minero es usado de forma ineficiente pues los gobernadores regionales invierten más en sus capitales y poco o nada en las periferias, cree que estos recursos podrían aprovecharse mejor.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)