«Reservorio de Achumani duplica el de planta geotérmica más grande del mundo»

«Reservorio de Achumani duplica el de planta geotérmica más grande del mundo»

Decenas de volcanes en Filipinas han convertido el país en una rica fuente de energía proveniente del subsuelo y la empresa Energy Development Corporation (EDC) le ha sacado ventaja. Allí construyó Leyte, que produce más de 700 MW de energía eléctrica. Pues EDC le ha dado una mirada al Círculo de Fuego, en busca de nuevas posibilidades y encontrado en el sur del Perú, salpicado de volcanes, una gran oportunidad de negocio sustentable, infinita y extremadamente atractiva, según revela Franklin Acevedo, gerente general de EDC Perú, en esta entrevista que aparece en la edición Nº80 de la revista Energiminas.

¿Cómo avanza el proyecto Achumani?

Estamos lidiando con los tiempos; usted sabe que las empresas han estado trabajando al 50% por la pandemia y por ello estamos gestionando un poco esos asuntos, y ahora con la reactivación económica puedo decir que podemos avanzar, y eso es bueno.

¿Exactamente en qué etapa está el proyecto?

En el caso de Achumani, nosotros hemos presentado el EIA, la solicitud de este documento ya ingresó formalmente al Senace en julio. Lo que hace ahora la autoridad es un análisis de la información que hemos proporcionado y ahora decidirá en qué categoría de EIA nos corresponde para iniciar todo el proceso.

Senace es conocido por ser bastante rápido y detallista en la evaluación, y si nuestro estudio es determinado como un EIA detallado, esperamos que en 18 meses ya concluya el procedimiento.

¿Hay estudios que estén realizando en paralelo?

 Pues estamos avanzando con los estudios de ingeniería. Para ser más preciso, el EIA nosotros lo necesitamos para la etapa de perforación y esto se aplica acá nomás en el Perú, porque en otros lados y países, en realidad, la normativa no te exige contar con un EIA detallado o semidetallado para hacer perforación exploratoria. Pero bueno, en el Perú la regulación aún no ha sido actualizada.

Sin embargo, mientras avanzamos con el EIA, el cual es un procedimiento muy largo, trabajamos en la ingeniería, en la definición de las obras civiles, y nos preparamos para, una vez que tengamos el EIA listo, podamos iniciar la perforación inmediatamente.

Con respecto a la perforación, ¿podría explicar más el proceso?

Bueno, dependerá de qué tan rápidos y agresivos queremos ser en el desarrollo de esta etapa de perforación. Normalmente lo que solicitan las autoridades es que se  haya ejecutado al menos perforación en tres pozos, según el reglamento de la Ley Orgánica de Recursos Geotérmicos.

Pero lo que hará la empresa, debido a que los estudios preliminares son muy buenos y arrojaron una data excepcional,  es ejecutar esos tres pozos y más, porque te lo pide la ley, pero no para confirmar si existe o no el recurso. Eso ya lo sabemos. Por el contrario, habrá una campaña de perforación muy ambiciosa.

Aspiramos a tener 110 MW en el proyecto, 100 MW para venta al mercado  y 10 MW para el autoconsumo de la planta, y para ello la idea es perforar más de veinte pozos exploratorios y dos o tres de reinyección, estos últimos están más ligados a la producción.

Con respecto a la ingeniería, ¿qué empresa elabora el estudio?

EDC tiene mucha experiencia en el negocio de geotermia; tenemos más de 40 años en ello. EDC es la empresa verticalmente integrada más grande en el mundo: podemos encargarnos del diseño, de la construcción y también de la operación. Adicionalmente quien nos apoya en este asunto de Achumani es Jacobs, una megaempresa que también tiene experiencia en geotermia. Nos ayuda con la definición de la ingeniería.

Para el siguiente año, sin duda, vamos a ampliar un poco el equipo de trabajo interno contratando uno o dos ingenieros civiles que apoyen y ayuden a verificar que la data de Jacobs y Manila se ajustan a los procedimientos y condiciones  que establece el marco legal peruano.

¿Achumani utilizará dos centrales?

Bueno, EDC  Perú tiene como proyectos dos centrales distintas: Achumani, en Arequipa, y Quella Apacheta, en Moquegua. Se trata de dos centrales geotérmicas totalmente independientes una de otra y ubicadas en distintas regiones. 

Achumani tendrá dos turbinas de 50 MW cada una más o menos, será montada en el valle del Colca, y el de Moquegua, en la provincia Mariscal Nieto. 

En realidad, en Quella Apacheta nos falta definir la ingeniería y trabajamos en ello para llevarlo a factibilidad, por tanto, necesitaremos un estudio topográfico muy completo. Hemos tenido más de cien diez de retraso por la pandemia. Sin embargo, lo que buscamos como empresa es avanzar con ambos proyectos. Por el momento, Achumani, por haber presentado el EIA, está más avanzado que Quella Apacheta, pero la prioridad son los dos proyectos.

¿Cuándo creen que presentarán el EIA de Quella Apacheta?

Creo que a finales de este año pero lo más seguro es que sea a comienzos del siguiente, siempre y cuando podamos avanzar con los trabajos en campo.

¿Cuánto ha retrasado la pandemia los proyectos de EDC?

Mira, con respecto al asunto de la pandemia, hablamos de más o menos cien días con mucha incertidumbre y para nosotros fue difícil porque si usted observa el plan de inicio de actividades del Gobierno, hay poco o nada para proyectos en materia de energía.

En nuestro caso, nos ha afectado el hecho de que no hemos podido realizar ciertos estudios de campo y estos tres meses y un poco más tienen un impacto en el cronograma de ejecución de obras, pero en EDC hay una voluntad de empujar los proyectos para ponerlos en operación comercial lo antes posible.

Tengo entendido que esperan que Achumani esté en operación comercial en 2027. ¿El de Moquegua también?

El de Moquegua, esperamos que sea para el 2028. Ahora bien, el periodo de construcción  de una central geotérmica puede tomar entre cinco y siete años. Actualmente utilizamos cronogramas tentativos para tener un poco de holgura pero la intención de la empresa  es hacerlo en un plazo menor. 

La inversión en Achumani será de alrededor de US$560 millones, ¿y la de Moquegua?

La inversión será similar. 

Y con respecto al futuro financiamiento, ¿será dinero propio?

Pretendemos que sea dinero privado, por supuesto, pero al igual que el desarrollo de cualquier proyecto, en realidad, lo que te piden es un equity del 30% del valor del proyecto,  y hablamos de dos proyectos de  más de US$1.100 millones, y significa que EDC pondrá de su bolsillo unos US$330 millones y el resto será financiado con entidades bancarias. Por cierto, contamos con un memorando de entendimiento con Cofide, un importante brazo financiero con el cual nos gustaría contar.

Ahora bien, lo que necesita el proyecto para salir adelante y hacerse realidad es la subasta RER (Recursos Energéticos Renovables). Existe una necesidad de energía en el sur que no se ha podido cubrir, y es porque no se toma en consideración que para la etapa dos, para la etapa de exploración profunda, necesitamos contar previamente con un contrato de suministro el cual garantice que habrá un  retorno de la inversión. No hay ningún privado que se gastará US$300 millones si es que no hay un contrato previo.

Las energías renovables en nuestro país se desarrollan a través de un modelo de subasta. Lo que pedimos como empresa es que se convoque una subasta. Se han hecho cuatro antes en las que se incluyeron todas las tecnologías, pero no la geotérmica, y creemos que es momento de hacerlo. 

En la subasta uno participa, no existe la adjudicación directa, competiremos contra otras pero obviamente EDC ha invertido una buena cantidad en ambos proyectos, y estamos bastante seguros que, al haber hecho nuestra tarea, podremos ofrecer un precio bastante competitivo para adjudicarse el proyecto.

Pero lo esencial es identificar que existe una necesidad en el sur de nuestro país. No cuenta con fuentes de energía que les permitan sostener el desarrollo minero e industrial, porque siguen dependiendo de la generación que está a cientos de kilómetros de distancia, y el hecho de que no cuenten con generación local, ocasiona, pues, que la energía en esa zona sea intermitente, que haya cortes, y que adicionalmente, en caso de falla, recurra a las centrales del nodo energético, que son a diésel, y entonces el precio se dispara y los que asumen los costos son los consumidores finales.

Un ejemplo claro es Corporación Aceros Arequipa, ya no está en Arequipa sino en el sur de Lima por la energía.  

Ahora bien, el sur peruano también puede tener un suministro eléctrico barato si se le da la oportunidad de explotar sus recursos, entre ellos la geotermia.

Entonces, ¿ustedes serían un complemento al futuro gasoducto al sur?

Sin duda, el gasoducto ahora es bastante incierto, no sabemos cuándo se desarrollará. Se decía antes que teníamos gas para 20 años, y bueno, con el transcurrir del tiempo ya hay menos. Igual se necesita contar con una fuente de generación adicional. El tema del gas es importante, así como el recurso hidroeléctrico, pero el hecho de contar con solo dos fuentes lo hace sumamente riesgoso. No lo digo yo, sino la Sociedad Peruana de Hidrocarburos: si fallan el ducto, el 50% del país se queda sin electricidad. Lo que necesitamos, pues, es sumarle una pata más al sistema eléctrico.Y la geotermia es una energía constante, que no depende del cambio climático ni del agua, que no depende de un ducto  ni del viento, ni del sol. 

La ventaja de la geotermia es que, al tener el recurso a dos km bajo tierra, es constante, es ininterrumpida, además es infinita  y no tiene costo, porque el vapor de agua no está sujeto a ningún precio internacional. Es una energía que podrá ofrecer a los industriales y al país en general certeza sobre el costo de esta energía a largo plazo. Y la predictibilidad es necesaria para el desarrollo de negocios.

¿Hace cuantos años trabajan en estos proyectos?

EDC empezó una actividad de internalización muy decidida e hizo  muchos estudios en diversos países, y principalmente en Indonesia, Chile y Perú, en los que descubrió potenciales interesantes. En Perú realizamos todo un barrido del país para identificar el potencial geotérmico  y tener claro las mejores zonas desde un punto de vista comercial. Esta fue una etapa que duró de tres a cuatro años. 

Ahora en EDC hemos logrado tener una cartera interesante de proyectos geotérmicos, Achumani y Quella Apacheta son dos proyectos, pero también hay interés de presentar solicitudes en Tacna para otros proyectos más. Esta es una industria muy interesante. 

EDC es la más grande a nivel mundial en geotermia y nosotros a la vez operamos la central geotérmica más grande del mundo, que es la central de Leyte, de 714 MW, y está en Filipinas. El reservorio que alimenta Leyte y que permite generar electricidad abarca 29 km2. En cambio, en Achumani, en Arequipa, el área del reservorio que hemos encontrado es el doble, y supera los 40 km2, y el área del reservorio de Quella pacheta es 180% mayor a la de Leyte. Estamos viendo un potencial geotérmico de clase mundial  en el Perú y no lo ha visto el mundo.

Perdón, ¿me está diciendo que los reservorios de sus proyectos son más grandes que el de la central geotérmica más grande?

Así es y siempre que tengo la oportunidad de conversar un poco sobre esto, y me preguntan sobre los proyectos, doy esta data porque nos demuestra que Perú tiene un potencial inmenso, y que no hemos aprovechado.

Por supuesto, no se trata de aprovechar todos los recursos que tengo simplemente porque los tengo. Su uso debe ser justificado y, en el caso de la geotermia, la razón existe: las regiones del sur son deficitarias de energía y el hecho de no contar con  la energía suficiente para autoabastecerse les hace perder competitividad y atracción de inversión y, por lo tanto, oportunidades de trabajo. La necesidad existe y una solución real a este problema es la geotermia.

¿Quiénes serán los clientes de EDC en el futuro?

En el Perú existen las limitaciones para clientes libres y regulados. Como cualquier generador, nuestro foco serán los clientes libres, los grandes consumidores que en nuestro país son las mineras e industrias, pero adicionalmente están los distribuidores que compran bloques de energía, y que le suministran energía a los regulados.

Ahora bien, lo que nosotros creemos es que se debe abrir el mercado y la competencia hará que siempre bajen los precios y los que ganarán serán los consumidores. Como Estado debemos propiciar la competencia. Este punto parece sencillo, y no lo es, pero debemos planificar la matriz energética teniendo como pilar el consumidor, y eso se da con varias fuentes de energía. No existe una fuente de energía mala, cada una tiene sus pro y sus contras, pero se debe tomar en consideración los costos ocultos asociados a todas.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)