Perupetro opina que fijación de precios podría ser una salida para reflotar sector

Perupetro opina que fijación de precios podría ser una salida para reflotar sector

Seferino Yesquén, presidente de Perupetro, la agencia de promoción de las inversiones en hidrocarburos en el país, está en contra de toda política de fijación de precios que reste competitividad a las empresas, pero no le disgusta la idea de utilizarla como un mecanismo que active, en cierta forma, «una posibilidad» de inversión en hidrocarburos.

«Yo también estoy en contra de la fijación de precios cuando va contra la competitividad de las empresas», dijo Yesquén León durante una conferencia virtual organizado por la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) , pero como «mecanismos de activación temporales de proyectos difíciles son interesantes».

Recordó que la fijación de precios como imán de inversiones se ha usado en el sector antes y con resultados positivos: «El proyecto de Vaca Muerta en Argentina se activó a US$7 el millón de BTU». Vaca Muerta es un megayacimiento de hidrocarburos no convencionales en manos de la estatal YPF.

El Perú pasó de una producción en alza de 60.000 barriles de petróleo por día a poco más de 30.000 en un pestañeo, debido esencialmente a la aparición del COVID-19 y la caída de la demanda de crudo.

En perú, el sector de petróleo y gas viene pidiendo hace mucho un cambio regulatorio, más acorde con la realidad para mantener la producción de los lotes petroleros a flote y en correlación con el mercado. Actualmente el Oleoducto Norperuano está detenido temporalmente y varias empresas han tenido que detenerse también. 

Antes del COVID-19, Perú aumentaba su producción de hidrocarburos a un ritmo esperanzador pero ahora el sector está muy golpeado. «Hoy prácticamente toda la selva está parada y reiniciar la producción de la selva no va a ser solamente complicado desde el punto de vista técnico y económico, sino desde el punto de salud y seguridad», dijo Yesquén León en el webinar «Desafíos del upstream en el Perú».

Actualmente el petróleo Brent, de referencia para Europa, está por encima de los US$40 el barril, pero la demanda aún es débil. Antes de la pandemia, el barril superaba los US$60 el barril.

La pandemia debe ser utilizada como un catalizador, dijo el presidente de Perupetro, y entre los mayores desafíos a los que se enfrenta el país aparece el de «garantizar que no se destruya la capacidad productiva de petróleo y gas» debido a lo que cuesta atraer inversión de este tamaño.

Entre los retos a corto plazo también destaca el asegurar la rentabilidad de las empresas de Oil&Gas para evitar su fuga, aunque admitió Yesquén que «reabrir la producción de la selva será todo un desafío».

Sostuvo además que es un buen momento para «repensar Talara», región peruana muy rica en petróleo. «Talara tiene mucho por dar en función de cómo ha ido cambiando la explotación de los campos: maduros, no convencionales, de horizontes profundos», reveló Seferino Yesquén.

Además reveló que hay un espacio para que Petroperú, la empresa estatal, asuma un papel mayor y participe en el upstream y se convierta en «un jugador más» con «ciertas limitantes en cuanto a inversión».

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)