Peruana Tumi evalúa muy seriamente ingresar al negocio de minería a tajo abierto

Peruana Tumi evalúa muy seriamente ingresar al negocio de minería a tajo abierto

Tumi Raise Boring, uno de los principales fabricantes globales de equipos raise borer (perforación hacia arriba) para labores subterráneas y de origen peruano,  reveló al diario El Comercio que este año han exportado dos máquinas de perforación a México y acaban de perforar en una mina de oro en Uruguay.  “Este años hemos exportado dos máquinas de perfo ración a México y acabamos de estar en Uruguay, donde perforamos una mina de oro”, refiere Carlos Dellepiane, gerente general de la firma peruana, al suplemento Día-1.

Tumi cuenta con oficinas en el Perú, Chile, Brasil, y este año piensa inaugurar otras dos en México y Ecuador, donde se abren interesantes posibilidades para proyectos mineros y energéticos.

Tumi se mide en el mercado mundial con los productos de Epiroc (antes Atlas Copco), Redpath y Master Drilling.

Ahora la compañía piensa seriamente en ampliar su gama de soluciones. “A futuro estamos evaluando desarrollar otro tipo de maquinaria (para minería a atajo abierto); por ello, este año pensamos crear una oficina de innovación para soñar el futuro”, indica Dellepiani al suplemento de negocios de  El Comercio.

 Tumi, que significa cuchillo en quechua, es una empresa que diseña y manufactura sus propias máquinas de perforación en su planta de 39 mil m2 en Lurín. Estos equipos son utilizados en operaciones de todo el mundo y situados en lugares tan lejanos como Indonesia, Zambia y Australia. También las encontramos en los Estados Unidos y hasta e Turquía. En esencia, en todos los países “donde hay minería subterránea”, esclarece Dellepiani.

Tumi se mide en el mercado mundial con los productos de Epiroc (antes Atlas Copco), Redpath y Master Drilling. Los productos de la empresa fundada por Stu Blattner han ganado presencia en operaciones mineras de Minsur, de Nexa Resources, de Panamerican Silver y Glencore.

Tumi está sumergido actualmente en la construcción del proyecto hidroeléctrico Los Cóndores, de Enel, en el centro de Chile. Si bien la minería subterránea representa el 90% de sus ganancias, la construcción de hidroeléctricas les deja un margen de rendimientos nada despreciables. “La minería subterránea genera el 90% de nuestras ganancias, pero la construc ción de hidroeléctricas es otro negocio importante. La central hidroeléctrica Chaglla (Odebrecht) es un ejemplo de ello”, explica Dellepiane.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)