Orcopampa, La Zanja, Tambomayo y Uchucchacua reportan débiles desempeños en 1S

En el primer semestre (1S), la producción de Compañía de Minas Buenaventura alcanzó las 79,935 onzas de oro, comparadas con las 166,475 reportadas en el mismo lapso de 2018. Explica la empresa que el resultado negativo es consecuencia en gran medida del decrecimiento de la producción en Orcopampa (-78%) y de La Zanja (-43%).

Víctor Góbitz, hace unos momentos, durante una conferencia telefónica de los resultados trimestrales, afirmó que la estrategia de Buenaventura en Orcopampa y La Zanja es continuar con los esfuerzos de exploración.

La producción semestral de plata también se contrajo 22% interanual, principalmente por el débil desempeño de Tambomayo (-50%) y Uchucchacua (-23%). Entretanto, la producción de plomo aumentó debido a los mejores volúmenes de producción en El Brocal.

Muchos de estos resultados se explican por el plan de desembotellamiento de procesos que la minera ha comenzado en varias de sus operaciones para modernizar y mejorar procesos. Lleva invertidos unos US$16 millones al 1S del año, principalmente en Orcopampa y Tambomayo.

Los gastos del 2T 2019 de Buenaventura relacionados con la exploración en áreas no operativas alcanzaron los US$1.7 millones en comparación con los US$4.8 millones del 2T 2018. Durante el 2T 2019, la compañía enfocó sus esfuerzos en las exploraciones de Yumpag en US$0.3 millones.

Durante el 2T 2019, la participación de Buenaventura en subsidiarias y asociadas fue de una ganancia de US$19.1 millones en comparación con la ganancia de US$30.1 millones reportados en el 2T 2018.

Buenaventura cumple no sólo con el mandato legal peruano y reglamentario de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), sino también con las normativas del Securities and Exchange Commission. Buenaventura cotiza en la Bolsa de Valores de Lima y en la de Nueva York.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)