Opinión | Así va la estrategia para volver a bloquear Las Bambas

Opinión | Así va la estrategia para volver a bloquear Las Bambas

Por Iván Arenas, especialista en comunicación y minería

A pocos días para que termine el plazo en el que dirigentes y asesores legales de las seis comunidades lideradas por Fuerabamba y Huancuire depusieran sus medidas de protestas para constituir sendas mesas de diálogos liderados por funcionarios del Ejecutivo, todo indica que habría ya una estrategia en marcha para frustrar este proceso y volver a bloquear definitivamente la operación minera más grande del Perú en términos de inversión. Aquí les contamos los detalles.

El pasado lunes 20 de junio, con la presencia de ministros y funcionarios del Gobierno, se instaló (de acuerdo a la Resolución Ministerial N° 182-2022-PCM promulgada el pasado 11 de junio) el grupo de trabajo denominado “Comité para el acompañamiento y evaluación del cumplimiento de los compromisos arribados entre el Poder Ejecutivo, representantes de la empresa minera Las Bambas S.A. y los representantes de las comunidades campesinas de Fuerabamba, Chila, Choaquere, Chuicuni, Pumamarca y Huancuire de la provincia de Cotabambas, departamento de Apurímac”.

Si bien se generó un halo de optimismo alrededor de iniciales rondas de conversaciones, ahora todo se ha complicado a tal punto que hoy podemos decir que dirigentes y asesores de las seis comunidades estarían por abandonar las negociaciones y, lo que es peor, reiniciar el bloqueo y las protestas, esta vez indefinido y radical, contra Las Bambas. 

Pero ¿por qué se ha llegado a tal punto crítico en la negociación? Por una razón sencilla: algunos de los dirigentes y asesores de las comunidades no quieren un acuerdo integral que ponga fin al conflicto que perjudica la continuidad de la operación minera. Aquí desvelamos algunos pasos de la bien montada estrategia contra Las Bambas. 

Cuestionar y cambiar la finalidad del “Comité”

El paso uno de la estrategia, cuyo objetivo, como dijimos, es volver a bloquear de manera indefinida Las Bambas, se puso en marcha en los primeros días de las negociaciones. En aquellos días, los dirigentes y asesores de Fuerabamba (la comunidad que inició las protestas además de invadir la propiedad de Las Bambas) exigieron cambiar el objetivo y la finalidad del “Comité”. Vale recordar que la Resolución Ministerial N° 182-2022-PCM creó el “Comité”, cuyo objetivo es evaluar todos los compromisos anteriores que Las Bambas ha suscrito con las comunidades, especialmente con Fuerabamba, como volvemos a repetir, la comunidad que inició todo el conflicto. 

Pero, ¿cómo así los dirigentes y asesores exigieron cambiar el objetivo del “Comité”? En aquellos días, los dirigentes y asesores llegaron a la conclusión (¡oh, sorpresa!) que, tal como estaba conformado el “Comité”, no podían incluir una batería de nuevas demandas: un aumento significativo de los salarios, incremento de puestos laborales o compra de tierras en otras ciudades (las famosas 180 hectáreas) El “Comité” solo fue conformado, según resolución, para evaluar compromisos suscritos con anterioridad con las seis comunidades. 

Ahora cabría hacerse una pregunta: ¿los asesores legales no leyeron bien la Resolución Ministerial N° 182-2022? ¡Claro que sí! El tema entonces tiene que ver con el segundo paso de la estrategia contra la operación minera que viene a continuación.

Insistir en nuevas demandas

Antes de continuar, hay tres puntos importantes que deben quedar claro. El primero de ellos es que es Fuerabamba, por ser la comunidad de influencia directa de la operación, la comunidad que lidera las negociaciones. Sus dirigentes, junto a los de Huancuire, tienen mayor “peso” en todo este proceso de diálogo. 

La segunda es que los asesores de Fuerabamba (todos integrantes del estudio Quiroz Asociados) son los mismos abogados de las otras cinco comunidades. Y la tercera, Las Bambas ha cumplido más del  80% de los compromisos que suscribió con Fuerabamba. Lo mismo ocurre con Huancuire, donde los dirigentes y la comunidad en general han recibido millones de soles. 

Pues sucede que los dirigentes y asesores de Fuerabamba, (para centrarnos en la comunidad que lidera las protestas), insisten en colocar nuevas demandas que no tienen justificación en estas mesas de diálogo. A pesar de que los funcionarios del Ejecutivo han tratado de persuadir a dirigentes y asesores sobre la razón de vida del “Comité”, estos se obstinan en materializar sus pedidos (sobre todo en los temas de empleabilidad local, oportunidades empresariales o la entrega de las 180 hectáreas a favor de la comunidad). Tanta es la insistencia que, en la reunión del martes 28 de junio pasado, el propio presidente de la comunidad, Edison Vargas, llegó a decir que si no se aceptan las propuestas “por las huevas nos estamos reuniendo”. 

Hoy, en este paquete de nuevos pedidos, Fuerabamba exige 200 nuevos puestos laborales, incremento de la escala y un aumento salarial, que se reconozca el pago de los salarios de los comuneros que participaron en las protestas, aumento del bono “social”, reconocimiento del pago de salario a comuneros que, supuestamente, no perciben desde enero de este año, entre otras más. Una batería de pedidos nueva, no queda ninguna duda. Los directivos de Las Bambas han respondido que algunos compromisos ya se cumplen y otros simplemente dependen de otros factores. Pero vuelven a insistir que el “Comité” no es sobre nuevos pedidos. Por ejemplo, los representantes de la empresa minera sostienen que se les ha pagado a todos los comuneros que son trabajadores en la unidad, no hay ninguna deuda con ellos. Con respecto al incremento de la escala o el aumento salarial, estos deben ser regulados según negociación colectiva con el sindicato. Sobre los nuevos puestos laborales, sobre todo a jóvenes comuneros, Las Bambas les ha dado a 153 de ellos un bono de S/35 mil (por cada uno) Asimismo, existen más de 500 trabajadores provenientes hoy de la comunidad de Fuerabamba. 

Otro tema que obedece a la estrategia de los dirigentes y asesores tiene que ver con las 180 hectáreas que la empresa minera debe comprar en favor de Fuerabamba. Este acuerdo viene desde el 2014, cuando la propia empresa minera ratificó su compromiso de comprar 180 hectáreas en favor de la comunidad, eso sí, bajo algunos criterios que ahora los dirigentes y asesores intentan desconocer. Las Bambas se ha comprometido a comprar un terreno en las cercanías de Nueva Fuerabamba, a una altitud de 3,500 a 4,100 msnm, cercano a la vía y para el cultivo de tubérculos, entre otros. Asimismo, se estipula que una comisión de 10 personas de la comunidad deben buscar el terreno, que sin embargo no ha terminado de hacer. 

La comunidad y sus asesores insisten en que Las Bambas se comprometió a que el terreno se ubique entre Arequipa o Cusco, ello porque una comisión comunal hizo un viaje de reconocimiento y búsqueda en ambas ciudades, pero lo único cierto es que tanto la comunidad como la minera tienen un acuerdo con criterios específicos.

Tensar la cuerda hasta que se rompa

La estrategia de los dirigentes y los asesores, entonces, es tensar lo más que se pueda la cuerda de las nuevas demandas, ponerle zancadillas a los compromisos ejecutados y reinterpretar a su gusto los compromisos firmados con la minera. En otras palabras, están preparando el camino para patear el tablero, romper el diálogo y reiniciar, otra vez, el bloqueo. En esta estrategia ya todo está, en apariencia, escrito, y dirigentes de otras cinco comunidades ya se niegan a firmar los acuerdos de las reuniones, como en el caso de Pumamarca. 

Esta sería la estrategia bien armada por los comuneros y, sobre todo, por los asesores, abogados, personajes al que el mismo PCM Anibal Torres calificó de “tinterillos” cuando visitó la zona. Frente a esta estrategia bien lograda, los funcionarios del Ejecutivo, tanto de la PCM como del Minem, parecen no tenerla clara.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)