«No. Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico»: Repsol sobre derrame de petróleo

«No. Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico»: Repsol sobre derrame de petróleo

La infortunada ola llegó a las 5:18 pm del sábado 16 de enero y ocasionó que el buque Mare Dorium chocara contra las instalaciones de Refinería La Pampilla. El buque llegó a las costas peruanas con 985,696 barriles de petróleo. Cuando el oleaje anómalo golpeó la nave, el Mare Dorium ya había descargado 628,956 barriles, que servirían luego para cubrir la demanda peruana de combustibles. Aún no se tiene una certeza de cuánto petróleo ha sido vertido al mar peruano. Las primeras informaciones hablaron de 7 galones, el ministro del Ambiente, Ruben Ramírez, en conferencia de prensa, estimó que se trata de 2,000 barriles. La diferencia es inmensa y la explicación del porqué la ha dado Repsol, accionista mayoritario de Refinería La Pampilla. 

“No. Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico y no puedo decir quién es el responsable”. La dueña de esta frase es la gerenta de comunicaciones de Repsol, Tine Van Den Wall Bake, quien negó en RPP que la empresa sea la principal responsable del derrame de petróleo ocurrido este último fin de semana en el mar de Ventanilla.  La gerenta explicó que desde el día sábado venían haciendo labores de carga y descarga y que, tras la erupción del volcán en Tonga en el Océano Pacifico, se comunicaron con la Marina de Guerra para descartar si es que este generaba alerta de tsunami. Un buque con miles de barriles de petróleo no se descarga en horas sino en días.

Luego de que la ola golpeara las costas peruanas, producto de una erupción volcánica a cientos de kilómetros de distancia, la bomba de descarga, una gruesa manguera que conecta el buque con los tanques de almacenamiento de petróleo, “quedó bloqueada”. Siempre según la versión de Tine Van Den Wall Bake, en entrevista con RPP, a la medianoche de ese sábado, llegó personal de la Marina peruana para inspeccionar el suceso. Poco más de dos horas después emite un acta en la que consigna que el plan de contingencia de Repsol fue desplagado de forma correcta… y estaban equivocados.

Tine Van Den Wall Bake no enmascara lo que piensa y culpa a la Marina peruana pues esta, a diferencia de instituciones homólogas en Ecuador y Chile, dijo que la situación no requería mayores cuidados. “Nosotros hacemos la consulta a la Unidad de la Marina de Tráfico Marítimo para ver si había alerta y nos confirma que no había para el litoral y que podemos proseguir con la carga”, expresó Tine Van Den Wall Bake. Indicó que por la tarde registraron el oleaje anómalo el cual rompe los cabos y empuja al buque. “Ahí se paraliza la descarga y se aplica el plan de contingencia. Se llaman a los buzos a sacar barriles y se avisa a la OEFA y Osinergmin”, dijo. “La Capitanía sabía. Hemos hablado con ellos inmediatamente y de hecho intentamos entrar esa misma noche a la playa para limpiarla, pero estaba bloqueada”, apuntó.

Al ser consultada sobre la magnitud del desastre, Tine Van Den Wall Bake señaló que recién al día siguiente por la tarde se dieron cuenta de lo ocurrido. “Lo primero que vimos fue la iridiscente en el mar y no se veía un derrame, pero el oleaje anómalo lo que hizo fue verterlo 18 metros bajo el mar y luego transportarlo lejos”, comentó. Cuando llega la tarde del domingo 16 de enero cuando el personal de Repsol se da cuenta de la magnitud del desastre: esto no lo pueden haber causado 7 galones.Refinería La Pampilla, de la empresa Repsol, informó que desde el inicio del incidente está ejecutando las labores de remediación del litoral costero y limpieza de playas en el distrito de Ventanilla. En el mar se han desplegado más de 1,500 metros de barreras de contención que cubren todas las zonas afectadas, asevera la empresa de capitales españoles. “Ojalá pudiéramos retroceder el tiempo y decir se para la descarga”, dijo Tine Van Den Wall Bake al final de la entrevista con RPP, pero el tiempo no tiene precio.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)