«No exageramos cuando decimos que el principal reto del 2020 fue sobrevivir»

«No exageramos cuando decimos que el principal reto del 2020 fue sobrevivir»

Conversamos con Carlos Gonzales, director de Enerconsult, que abre en canal el sector hidrocarburos. Este artículo aparece en la edición 84 de la revista Energiminas.

Por Kristine Egúsquiza

Durante la crisis que originó la pandemia del covid-19, el sector de hidrocarburos fue uno de los más afectados tanto en el Perú como a nivel global. El gobierno declaró en estado de emergencia al país el 16 de marzo de 2020, implementando diferentes medidas de seguridad y prevención, entre ellas, la restricción de transporte aéreo y terrestre fueron las que más repercutieron en este sector afectando la demanda de hidrocarburos.  El año pasado el PBI nacional de enero a noviembre se contrajo un 12.39% y para noviembre del mismo año presentó una disminución de 2.81% donde los sectores que registraron mayor variación negativa fueron el sector alojamiento y restaurantes con -1,27%, otros servicios -1,17%, transporte y almacenamiento -1.15% y el sector de minería e hidrocarburos -0.61%, según el Informe técnico de producción nacional publicado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). 

La crisis sanitaria, que disminuyó considerablemente la demanda del petróleo debido a las restricciones de movilidad, no fue el único desafío por el que atravesó la industria el año 2020. Realizamos una entrevista al director de Enerconsult, Carlos Gonzales, quien nos mostró a detalle la situación del sector hidrocarburos el año pasado y las medidas para la recuperación del sector que se deberían plantear para el 2021.

Carlos Gonzáles considera que uno de los retos más grandes que afrontó el sector fue la supervivencia de las operaciones de explotación y exploración.

El director de Enerconsult refirió que las actividades de exploración y explotación han sido seriamente afectadas por la pandemia en 2020, que agravó la ya difícil situación generada por el desplome de los precios internacionales de los hidrocarburos ocurrido a finales del 2014.

 “A nivel mundial, junto con el precio, han caído la demanda de petróleo, la rentabilidad de los proyectos de exploración e incluso de explotación de hidrocarburos; la inversión se contrajo drásticamente y el costo social ha sido muy lamentable trayendo consecuentemente la perdida de miles de puestos de trabajo”, indicó. 

RETOS EN LA INDUSTRIA

El sector hidrocarburos, además de afrontar el covid-19 y sus consecuencias en la producción y economía, atravesó una complicada situación en agosto del año pasado, cuando los pobladores de los pueblos indígenas de Dátem de Marañón, en Loreto, tomaron las estaciones 5 y Morona con el fin de exigir el apoyo del gobierno para atender sus necesidades. La toma ocasionó un freno en la producción petrolera por un total de cinco meses, desde agosto hasta el 28 de diciembre del año anterior, en que reinició sus actividades. Considerando este evento, se explica la caída del PBI en el subsector hidrocarburos de 13,88% para noviembre.

Carlos Gonzales considera que uno de los retos más grandes que afrontó el sector fue la supervivencia de las operaciones de explotación y exploración. Ante la pérdida de rentabilidad de los proyectos petroleros, los inversionistas decidieron derivar su capital a sectores con más rentabilidad. Por lo tanto, el gran reto tanto para las empresas operadoras como para el gobierno fue evitar que las operaciones se paralicen por completo. “No exageramos cuando decimos que el principal reto del 2020 fue sobrevivir”, remarcó. 

Fuente: Informe de actividades de noviembre 2020 de Perupetro.

De enero a octubre las estadísticas del 2020 del informe de actividades de Perupetro muestran que la inversión en exploración y explotación de hidrocarburos alcanzó solo los US$ 219,4 millones, un 50% menor que el 2019 en el mismo período cuando la inversión ascendió a los US$ 488 millones.

Para el 2021, Gonzalez refirió que uno de los desafíos es evitar el colapso de la producción, que ocurre cuando el precio del petróleo cae por debajo del costo de producción. Y, por otro lado, lograr que el nuevo gobierno apoye al sector en modificar algunas leyes a nivel del Congreso de la República como: La Ley de Hidrocarburos, la Ley de Canon, la Ley de Reservas Marginales y la Ley de Devolución Definitiva del IGV en la exploración, entre las más urgentes para reactivar la producción.

PRODUCCIÓN 

En enero del año pasado, la producción diaria de petróleo se aproximó a los 60,000 barriles, y en diciembre disminuyó considerablemente llegando solo a los 40,000 barriles, según estadísticas de Perupetro.  Hoy, la producción es de 30,000 barriles diarios. Gonzales señaló: “Nuestra balanza comercial es negativa y será realmente un gran problema conforme se vaya recuperando el precio internacional. Algunos desinformados dicen que es preferible importar productos derivados, pero esa es una visión solo de corto plazo. El precio del petróleo se va a recuperar y cuando ello suceda, nos encontrará con una capacidad productiva realmente deplorable por la inacción de ahora.”

ACCIONES Y PROPUESTAS

Con el fin de activar la producción a corto plazo, preguntamos a nuestro entrevistado sobre aquellas acciones que los organismos relacionados al sector deberían o podrían tomar con el fin de agilizar la reactivación del sector. 

Gonzales recordó que el 2017, ante la caída del desplome del precio del petróleo, Perupetro tomó acción y propuso a las empresas un “marco de incentivos para la inversión”. “Si en una situación altamente complicada Perupetro reaccionó y propuso a las empresas ese mecanismo de incentivo a la inversión; con mayor razón, (debe tomar medidas) en las actuales circunstancias que indudablemente son más dramáticas que las que atravesábamos en el 2017”, subrayó. Además opinó que Perupetro podría proponer una regalía de emergencia aplicable por 12 o 18 meses, con el fin de evitar que pozos y lotes se sigan cerrando por límite económico. “Es increíble que, en esta situación de crisis, haya lotes que pagan regalías de más de 20%, y algunos cercanas al 50%.”, añadió.

Fuente: Informe de actividades de noviembre 2020 de Perupetro.

De enero a noviembre de 2020, las regalías del sector hidrocarburos ascendieron a un total de US$ 432 millones, lo que significó una caída de casi 40% respecto al total de regalías del mismo período en el 2019 que llegó a los US$ 708 millones, tal como se visualiza en el Informe de actividades de noviembre 2020 por Perupetro.

Siendo el Ministerio de Energía y Minas el responsable del sector de hidrocarburos, tiene un importante rol que cumplir en la reactivación de la producción del petróleo en el Perú. Gonzales considera que dicha entidad puede convertirse en instrumento de promoción de la inversión proponiendo nuevos reglamentos que consideren y estén sintonizados con la situación actual del Upstream en el Perú. “Lamentablemente, las propuestas que se conocen, no están en esa línea”, señaló. 

Por otro lado, un factor muy importante, que menciona Gonzales, es que el Ministerio de Energía y Minas tiene mucha injerencia en definir las competencias de Perupetro y Osinergmin para que no haya materias relacionadas con los contratos, que son supervisadas por ambos simultáneamente.

Respecto a las acciones tomadas por las empresas con el fin de reactivar su producción, Carlos Gonzales mencionó recientemente que la Sociedad Peruana de Hidrocarburos formuló una propuesta que, en su opinión, podría ser la solución o la forma de contribuir en atenuar los efectos de la crisis de precios en la industria. 

La propuesta, denominada Reactivación de la Producción por Precio Base, define un financiamiento privado, basado en un precio de referencia denominado Precio Base, comparable con la cotización mensual o quincenal del Brent. Explica que, si el Brent es menor que el precio base, el contratista obtiene un certificado respaldado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) equivalente a esa diferencia de precios multiplicada por la producción fiscalizada del mes o quincena, según se acuerde. Con dicho certificado el contratista obtiene financiamiento bancario respaldado con garantías comerciales tipo prenda o factoring, entre otros, y una garantía nominal del Estado que no representaría ningún riesgo de desembolso para éste. El financiamiento, por lo tanto, no sería por parte del Estado. La propuesta será nuevamente sustentada a las actuales autoridades del MEF y de Ministerio de Energía y Minas (Minem), como se hizo con las anteriores.

TRANSICIÓN POLÍTICA 

Actualmente nos encontramos en campaña electoral y muy próximos a un periodo de transición por lo cual Gonzales menciona que no se podrá poner presión a las actuales autoridades, pero lo que sí se puede hacer es dictar medidas de emergencia para el corto plazo, con el fin de hacer frente al impacto del covid-19 en la industria. Para el segundo semestre del 2021, el país tendrá nuvos representantes, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo. “Es muy probable que entre agosto y diciembre no se dicten medidas importantes para la industria por el tiempo que necesitarán ambos poderes del Estado para evaluar, analizar y hacer propuestas de tipo legislativo. Lo que sí es de esperar es que, desde ya, hagamos todo el esfuerzo posible para que todos los partidos políticos que van a participar en la contienda electoral, incluyan en su agenda política al sector petrolero, tan importante, pero a la vez tan descuidado por muchos años”, señaló el director de Enerconsult. 

COVID-19: SEGUNDA OLA

La segunda ola del covid-19 viene emergiendo en el país desde enero del presente año, ante esto, el director de Enerconsult prevé que si no se toman medidas de urgencia, podría generar un caos en la industria. “Lo lamentable es que somos un país con potencial petrolero, pero también con mucha desidia por parte de los gobiernos que se han sucedido en los últimos 15 años. Con decirte que la última norma legal promotora de la inversión que se dio a nivel del Poder Ejecutivo fue el Decreto Supremo N°017-2003-EM y a nivel del Congreso la Ley N° 28109, Ley de Reservas Marginales”. comentó. 

La segunda ola del covid-19 viene emergiendo en el país desde enero del presente año, ante esto, el director de Enerconsult prevé que si no se toman medidas de urgencia, podría generar un caos en la industria.

TRANSICIÓN DE MATRIZ ENERGÉTICA

El territorio peruano ofrece gracias a su diversidad geográfica la oportunidad de desarrollar e impulsar el cambio a una matriz energética con energías renovables que permitan reducir las emisiones de C02 que genera la matriz energética actual. Esta transición, que se desarrolla a nivel mundial debido a la concientización del cambio climático, ha impulsado a los gobiernos a tomar medidas y políticas para contrarrestar las emisiones de dióxido de carbono en el medio ambiente. 

Según el Boletín Mensual de diciembre del 2020, publicado por el Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional, las centrales de generación de energía eléctrica (hidroeléctricas, termoeléctricas y renovables) produjeron el 2020 un total de 49 186,64 GWh, disminuyendo un 7% en relación a la producción en 2019 que alcanzó un total de 52 889,14 GWh. En diciembre del último año, las empresas con mayor participación dentro de la producción total de energía eléctrica fueron Engie, Kallpa, Enel Generación Perú y Electro Perú. De igual manera que otros sectores, el de energía eléctrica en el país se vio afectada por el covid-19 y presentó una caída de -25,21% el cuarto mes del 2020 pero que fue equilibrándose aproximadamente en septiembre del mismo año. 

Gonzales indicó que la migración de las energías fósiles a las renovables no pondrá fin al petróleo, tal como muchas teorías lo sostienen, señalando que el mundo sigue consumiendo más de 100 millones de barriles diarios, lo cual va a la par con el incremento de las energías renovables a nivel mundial. A lo que se le debe dar importancia, remarcó, es a incentivar la explotación del petróleo que aún se puede extraer del subsuelo, sin que ello signifique descuidar la promoción de las energías renovables; evitando que sucedan situaciones similares a las ocurridas hace años entre el guano y el salitre. La producción de petróleo actual debe usarse para preparar a los recursos humanos y estar listos para una nueva matriz energética, cada vez con más energías renovables.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)