Nexa Resources cierra segundo trimestre con una reducción de 45% en sus ingresos netos consolidados

Nexa Resources cierra segundo trimestre con una reducción de 45% en sus ingresos netos consolidados

Nexa finalizó el segundo trimestre con ingresos netos consolidados por US$337 millones, una reducción del 45% en relación con el mismo período del año anterior, impactada por el menor volumen de ventas de las operaciones en Perú y el precio de los metales en el mercado internacional. 

«A pesar de los impactos por la suspensión temporal obligatoria de las operaciones mineras en Perú, declarada por el Gobierno, y la reducción de la tasa de utilización de capacidad de nuestras refinerías durante el trimestre, el compromiso de nuestro equipo y las medidas de continuidad del negocio implementadas para navegar en este escenario sin precedentes nos permitieron un buen rendimiento”, declaró Tito Martins, presidente ejecutivo de Nexa Resources.

En el segundo semestre, el ebitda ajustado de Nexa fue de US$40 millones contra US$118 millones en el mismo período del año pasado. El ingreso neto de la compañía, a su vez, fue negativo en US$59 millones, motivado principalmente por los impactos del COVID-19 en sus operaciones.

En el trimestre abril-junio, la minera produjo 62.000 toneladas de zinc, un 32% menos que en el segundo trimestre de 2019. La producción de cobre, a su vez, totalizó 5.000 toneladas, una disminución del 44% en comparación con el mismo período del año pasado. La producción de plomo también registró 5.000 toneladas y una contracción del 64%. La venta de metales totalizó 120.000 toneladas, una reducción del 23%.

La reanudación de dos operaciones mineras de Nexa en Perú a partir de mayo así como la consecuente recuperación de las actividades de sus refinerías en Brasil y Perú contribuyeron a la mejora del desempeño de la compañía en el segundo trimestre de 2020, aún afectados por los efectos de la pandemia. 

La minería en el Perú estuvo paralizada desde marzo, cuando el Gobierno decretó un estado de emergencia nacional. Las unidades Cerro Lindo y El Porvenir reanudaron sus operaciones en mayo y la mina a tajo abierto en Atacocha en junio. 

Reveló además el CEO de Nexa que las operaciones mineras en Brasil registraron un rendimiento récord, mientras que la refinería Três Marias continuó mejorando su tasa de recuperación global y que “recientemente comenzamos a ver una recuperación en los precios de los metales con la reanudación de la actividad económica en diferentes regiones del mundo” y que su estrategia “sigue centrada en proteger a nuestra gente, garantizar la continuidad del negocio, preservar efectivo, reducir el apalancamiento y entregar el proyecto Aripuanã”.

Con respecto a las acciones para hacer frente al covid-19, Nexa asignó US$4 millones para este propósito en el segundo trimestre, fijados en protocolos de salud y seguridad, pruebas de detección, compra de equipo de protección y asistencia médica; incremento de los servicios de limpieza y desinfección, medidas de distanciamiento social y adaptación de instalaciones, suspensión temporal de operaciones en las unidades mineras en Perú y otras.

En junio, Nexa emitió US$500 millones en bonos con un cupón de 6.5% anual, con vencimiento en 2028. Los fondos netos se utilizaron para refinanciar deudas existentes, incluida una línea de crédito renovable de US$300 millones, lo que permitió a la compañía mantener su liquidez.

En el segundo trimestre, las inversiones de Nexa totalizaron US$69 millones, de los cuales el 77% se destinó al desarrollo del proyecto Aripuanã (US$ 46 millones) y la expansión de la mina Vazante (US$4 millones). La mayor inversión en progreso de Nexa, el proyecto Aripuanã, ubicado en Aripuanã (Mato Grosso, Brasil), se centra en la producción de zinc, plomo y cobre. 

Se estima que el proyecto iniciará operaciones en el segundo semestre de 2021. El 23% restante de capex se asignó al mantenimiento de las unidades, la gestión ambiental y la innovación (entre otros).

De enero a junio las inversiones totalizaron US$149 millones, de los cuales el 47% fueron asignados al proyecto Aripuanã. Para el año 2020 el pronóstico para capex se mantiene en US$300 millones, de los cuales US$172 millones están destinados al proyecto Aripuanã. 

La producción y las ventas estimadas para 2020 se mantienen como antes, en línea con lo anunciado en el primer trimestre. La compañía espera que la producción de zinc para este año oscile entre 300.000 y 335.000 toneladas. Con respecto a la producción de cobre, la compañía estima volúmenes totales entre 30.000 y 33.000 toneladas.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)