Nexa planea invertir US$2.3 mlls. para elevar proyecto Magistral a la etapa de ingeniería de detalle

Nexa Resources Perú necesita más y mejor información sobre el depósito  minero Magistral, uno de sus tantos proyectos greenfield en Perú. Hace no mucho la empresa realizó una primera campaña de plataformas geotécnicas, hidrogeológicas y metalúrgicas con la finalidad de afianzar los modelos predictivos del proyecto, en una etapa temprana del mismo y ahora planea llevar a cabo una segunda campaña de exploración. En estos trabajos, aún en evaluación desde ayer por las autoridades peruanas, invertirá la organización unos US$2.3 millones, según se consigna en el segundo informe técnico sustentatorio del proyecto.

Con base en los resultados obtenidos, y con la finalidad de optimizar y mejorar el desarrollo del proyecto Magistral, la compañía propone una segunda campaña de plataformas geotécnicas, hidrogeológicas y metalúrgicas, añadiendo plataformas de descarte, así como calicatas geotécnicas para validar y afianzar la información e ingeniería detallada del proyecto Magistral, en una etapa temprana de confirmación de datos que la llevarán al desarrollo de la ingeniería de detalle.

El proyecto Magistral se ubica, políticamente, en el distrito de Conchucos, provincia de Pallasca, región de Áncash, a una elevación que varía entre los 4,000 y 4,600 msnm, en la parte media y alta de la microcuenca Magistral.

Nexa Resources Perú explica que estos cambios comprenden realizar “inclusiones en componentes con respecto a las características aprobadas en los IGA previos del proyecto Magistral, de modo que se obtenga mayor información con respecto a los modelos geotécnicos, hidrogeológicos y metalúrgicos, así como optimizar la red de monitoreo de agua subterránea, representando -en el escenario más conservador- impactos negativos no significativos”.

Asevera la minera que los cambios no abarcan nuevas poblaciones, comunidades, centros poblados, distritos o provincias con respecto a los IGA de sustento. Asimismo, estos cambios no afectan ningún cuerpo de agua, bofedal, nevado o glaciar adicional a lo aprobado en IGA previos. Tampoco afectan zonas arqueológicas, ni se encuentran en áreas naturales protegidas o sus zonas de amortiguamiento.

 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)