Necesidades básicas alrededor de Yanacocha Sulfuros, Corani: una inquietud gubernamental

Necesidades básicas alrededor de Yanacocha Sulfuros, Corani: una inquietud gubernamental

Yanacocha Sulfuros es el paso lógico de la operación minera de Newmont en Cajamarca, y la decisión de inversión en ella, que ronda los US$2,100 millones, será tomada en 2021, y el viceministro de Economía, Mario Arróspide, durante una conferencia virtual organizada por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), reveló que el Ejecutivo prepara una especie de decretos de urgencia para acelerar las necesarias inversiones públicas en los entornos de futuros proyectos mineros, o al menos esa es la idea.

Mario Arróspide, que conoce en detalle las cuentas fiscales, afirma con autoridad que la minería juega un rol muy importante en la economía peruana, pero también es cierto que los proyectos mineros, dijo, deben desarrollarse en armonía con el ambiente y el entorno social. Para que proyectos como Yanacocha Sulfuros florezcan es necesario cubrir las necesidades básicas de las localidades adyacentes. “La inversión pública debe anticiparse o acompañar un proyecto de exploración o explotación de la minería”, dijo, para no toparnos al final con “entornos demasiado desiguales”. 

Uno de los grandes desafíos públicos, y también privados, al menos para el proyecto Yanacocha Sulfuros, es cerrar las brechas sociales en las zonas cercanas a lo que en el futuro será el proyecto minero. El Ministerio de Economía y Finanzas, afirmó el funcionario Arróspide, ha identificado alrededor de 39,000 viviendas sin conexión a redes de agua potable, más de 9.000 casas sin el servicio de electricidad, muy bajos ingresos salariales y colegios con infraestructuras inadecuadas en el entorno del futuro proyecto Yanacocha Sulfuros. “El agua será un asunto crucial”, dijo Arróspide, y “resolver el problema del agua en Cajamarca es absolutamente indispensable para hacer viable la expansión de sulfuros o cualquier otra expansión minera en la zona”.

El panorama encontrado en Cajamarca no es la excepción sino la regla. Parecidos datos arrojan los entornos adyacentes a proyectos como Corani, en Puno, o Integración Coroccohuayco, en Cusco. Se repiten los mismos patrones: miles de casas sin conexión a redes de agua potable, miles de lares sin electricidad, miles de colegios en un estado de descuido extremo, además del poco o nulo avance en telefonía móvil y acceso a internet. Los escenarios en Arequipa y Apurímac tampoco son ajenos a esta incongruencia: alojamiento de millonarios proyectos mineros rodeados de necesitados villorrios.

Los servicios públicos, en efecto, son responsabilidad del Estado, admitió Arróspide, pero se necesitará la ayuda de la inversión privada para cubrir esos inmensos agujeros sociales y al mismo tiempo concretar necesarios proyectos pues el fisco necesita nutrirse.

Para este año, el país cuenta con un conjunto de proyectos de inversión pública en regiones y para este año por un monto de alrededor de S/29,000 millones, pero hasta el momento solo se ha podido ejecutar S/498 millones. “Son 1,208 proyectos de energía, salud, agropecuarios, educación, entre otros, que tienen una trayectoria muy lenta de ejecución, que generan mucha insatisfacción y una insuficiente y rápida atención a las necesidades de la población”, refirió.

Explicó Arróspide que muchos de los proyectos públicos en las zonas con mayores urgencias se traban con mucha frecuencia: inician procesos de arbitraje, las obras se paralizan, se detiene el flujo de capital, se identifican errores colosales en los expedientes técnicos o se priorizan otros planes. 

Ahora el Gobierno, adelantó, ha diseñado decretos de urgencia para “crear proyectos especiales de inversión pública”, explicó el viceministro de Economía. Estos tienen como componentes la asistencia técnica, juntas de cambios para el proceso constructivo y decisiones de gestión para avanzar en el desarrollo de proyectos”. La principal novedad es el desarrollo de una oficina de gestión de proyectos (PMO) para mejorar la rapidez en el avance de los proyectos.

Perú atraviesa una depresión económica, el Banco Central de Reserva  calcula que el PBI retrocederá este año 12%, a pesar del impulso gubernamental de la inversión pública y la sostenida inversión minera, el único rubro que ha seguido inyectando capitales a la economía peruana en un contexto de pandemia.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)