Ministro Hales, de Codelco, aumenta en 23% tratamiento en su planta concentradora

Ministro Hales, de Codelco, aumenta en 23% tratamiento en su planta concentradora

Aprender a procesar minerales complejos, desarrollar una disciplina operacional en línea con los desafíos y marcar una ruta clara del futuro, fue la combinación que permitió mejorar el rendimiento de la concentradora, para pasar de 2,060 toneladas por hora en los primeros cuatro meses del año a 2,530 entre mayo y julio en la división Ministro Hales, de Codelco, la principal productora de cobre del mundo. Este 23% de aumento logró que en esos últimos tres meses la empresa alcanzara un tratamiento de 57,000 toneladas diarias (contra las 46,000 de enero-abril), es decir, lo que estaba comprometido para 2021.

Para cumplir este Plan de Implementación Táctico (PIT) Ministro Hales aplicó disciplina operacional para cumplir con ciertos estándares; por ejemplo, usar, en el caso de los minerales más complejos, límites de control superior e inferior ajustados, lo que permite hacerse cargo de su variabilidad y mejorar el rendimiento de la planta.

Jorge Montero, gerente de la Concentradora de Ministro Hales, señala que «se realizaron pruebas metarlúrgicas en laboratorio a los minerales más complejos en stock con el objeto de definir la mejor estrategia para los procesos de flotación, esto es, qué reactivos utilizar y en qué puntos específicos para obtener una mayor eficiencia. Con ello, también se definieron y aplicaron nuevos estándares de operación para las condiciones más problemáticas de espesamiento de relaves y flotación».

Según Montero, los resultados reflejan un trabajo que aborda más de una arista. «No solo reflejan los avances operacionales, sino también, el cumplimiento en mantenimiento. En abril se hicieron mejoras de los activos, lo que ha permitido sustentar este rendimiento en el proceso», puntualizó.

Complementando lo anterior, el ejecutivo de la planta concentradora también destaca la buena calidad del mineral que se está obteniendo, los procesos bien gestionados y el haber definido metas claras desde el inicio. «En esto han sido clave la responsabilidad personal de los líderes de operación y mantenimiento, quienes realizan una gran labor con una misma visión compartida», destacó Montero.

«El equipo de la concentradora nos ha demostrado que, independiente de la crisis sanitaria por Covid-19, se puede seguir avanzando en la implementación y sostenimiento del modelo de gestión C+, en el que se destacan las herramientas de confirmación de estándar, de roles y procesos, así como la resolución de problemas y los diálogos de desempeño, como ejes fundamentales del desarrollo del PIT», sostuvo el director de Excelencia Operacional de la división, Ricardo Durán.

El gerente general, Rodrigo Barrera, explicó que «si bien los resultados nos acompañan, no estamos cómodos. Seguimos trabajando para desarrollar palancas que nos permitan mantener el desempeño esperado y para lograr los desafíos que nos presentan los minerales para el futuro. Queremos seguir adelante con una clara mirada de comunicación y colaboración entre áreas. Ejemplo de ello es un trabajo en conjunto con la Vicepresidencia de Tecnología y Automatización en los Procesos de Negocios en el desarrollo e implementación de analítica avanzada para 2021».

División Salvador

Desde abril, la mina subterránea de División Salvador, también de Codelco, ha presentado una tendencia positiva, que se refleja en el aumento de un 17% de su producción, y que en junio y julio sobrepasa lo presupuestado en el programa.

El superintendente General Minas, Marco Nehgme, explicó que existen tres factores fundamentales que incidieron en este logro: el cambio de jornada de 8 horas a una excepcional de 12 horas, en un ciclo 14×14 días, debido a la pandemia; el mejoramiento de la disponibilidad de la flota LHD y la responsabilidad del personal en el cumplimiento de las medidas frente al coronavirus.

«La crisis sanitaria no tuvo un impacto negativo en nuestra operación subterránea. La gente cumplió minuciosa y responsablemente las prevenciones, lo que generó una continuidad operacional más efectiva. La disminución de tres a dos turnos, por la jornada excepcional, evitó los desperdicios horarios en los cambios, por lo que la utilización de los equipos y la disponibilidad de la flota aumentó de 18 a 20 horas diarias», sintetizó.

A la fecha, ningún trabajador de Salvador se ha contagiado durante su ciclo laboral, un importante aporte a la continuidad operacional de la empresa. Los resultados alcanzados explican la disminución en los costos directos de un 20%, en comparación a lo presupuestado.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)