MEF espera que deuda pública esté por debajo del 30% del PBI en una década como máximo

MEF espera que deuda pública esté por debajo del 30% del PBI en una década como máximo

El Consejo de Ministros aprobó ayer el proyecto de ley que determinará reglas fiscales para los siguientes años, en consistencia con el largo historial de gestión fiscal prudente que ha destacado a Perú entre los países emergentes. Las reglas propuestas en dicho proyecto, dijeron desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), permitirán «mantener la sostenibilidad de las finanzas públicas del país y respaldarán la recuperación de la economía tras la pandemia». 

Actualmente, considerando la menor incertidumbre actual asociada a la pandemia, mediante el proyecto de ley aprobado en Consejo de Ministros se plantean las reglas fiscales para los siguientes años. De acuerdo con recomendaciones internacionales y las buenas prácticas para la gestión responsable de las finanzas públicas, afirma el MEF que «se requiere continuar con una reducción gradual del déficit fiscal en los siguientes años para evitar que la deuda pública tenga una tendencia creciente que pueda llevarla a niveles insostenibles». 

«De esta manera, se propone establecer que el déficit fiscal no debe ser mayor a 2,4% del PBI en 2023; a 2% del PBI en 2024; a 1,5% del PBI en 2025, y a 1% del PBI de 2026 en adelante. Además, se plantea que la deuda pública no debe ser mayor a 38% del PBI y que en un horizonte máximo de 10 años debe ubicarse por debajo del 30% del PBI», comunicó el MEF. «Esta propuesta de reglas fiscales permite que el gasto público tenga un crecimiento ordenado y consistente con unas finanzas públicas sostenibles, en un contexto en el que se continuarán reduciendo brechas de infraestructura y sociales». El proyecto aprobado por el Poder Ejecutivo será remitido al Congreso para proseguir con el proceso del debate parlamentario y su consecuente aprobación como ley. 

«Con esta propuesta de reglas fiscales para los siguientes años, buscamos afianzar la sostenibilidad fiscal, uno de los principales pilares que ha caracterizado a la economía peruana. Con ello, se continuará con el manejo fiscal prudente que destaca al país y que le permite tener una deuda pública baja, fortaleza que le brinda espacio para hacer frente a futuros escenarios adversos y que sirve como base para poder realizar acciones que mejoren el bienestar de los ciudadanos sin comprometer el equilibrio macroeconómico del país», señaló el ministro de Economía y Finanzas, Oscar Graham. El titular del MEF agregó que, a diferencia de Perú, numerosas economías emergentes están con niveles de deuda pública elevados y tienen retos muy grandes para mantener la sostenibilidad de sus finanzas públicas.

En agosto de 2021, mediante Decreto de Urgencia N° 079-2021, se establecieron reglas fiscales para 2022, las cuales dispusieron que el déficit fiscal no debía ser mayor a 3,7% del PBI y que la deuda pública no debía ser mayor a 38% del PBI este año. El decreto se promulgó en un contexto en el que todavía persistía la incertidumbre sobre la pandemia, pues se dio a pocos meses de finalizada la segunda ola de contagios y con un proceso de vacunación incipiente. 

Previamente a la pandemia y otros factores, Perú se posicionó como una de las economías con las finanzas públicas más sólidas y sostenibles, producto de dos décadas de manejo responsable. Ello se reflejó en que el país tenga el menor riesgo país en América Latina y una de las deudas públicas más bajas entre economías emergentes. «Esto facilita el acceso a tasas de interés bajas en los mercados de capitales internacionales y reduce la carga del pago de intereses de la deuda pública, lo cual maximiza el presupuesto que pueda destinarse a usos productivos como salud, educación, infraestructura, entre otros», dijo el MEF.

Las fortalezas fiscales del país permitieron la suspensión temporal de sus reglas fiscales para los años 2020 y 2021, con el objetivo de implementar una política fiscal expansiva compuesta por medidas transitorias que mitigaron los efectos negativos de la pandemia. El manejo prudente de las finanzas públicas del país permitió que, en 2021, Perú sea una de las economías de América Latina con el mayor crecimiento (13,3%) y una de las reducciones más notables del déficit fiscal (de 8,9% del PBI en 2020 a 2,6% del PBI el año pasado). Además, la deuda pública del país (36,1% del PBI) continuó siendo una de las más bajas entre economías emergentes (promedio cercano a 70% del PBI), y se reconstituyeron ahorros fiscales líquidos por alrededor de 2,1% del PBI.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)