Lupaka Gold contra el Estado peruano: el Ciadi proporciona lista para elegir tercer y último árbitro

Lupaka Gold contra el Estado peruano: el Ciadi proporciona lista para elegir tercer y último árbitro

La minera junior Lupaka Gold, con sede en Vancouver, Canadá, informó que el centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) proporcionó una lista final de candidatos para el tercer y último árbitro que presidirá el tribunal a cargo del arbitraje entre la minera y el Estado peruano, y ahora cada una de las partes señalará sus preferencias y el Ciadi tomará la decisión de la elección del tercer árbitro en las próximas semanas. Concluido este paso e instalado el tribunal, los árbitros organizarán las reglas procesales y definirán el calendario para el resto del proceso.

Lupaka Gold solicita al Perú un pago que excede los US$100 millones. En noviembre del año pasado, Lupaka Gold presentó una solicitud de arbitraje ante el Ciadi. Sostiene la empresa que la disputa surge por «los incumplimientos del TLC por parte de Perú en relación con las inversiones de Lupaka». Refiere la minera canadiense que la comunidad de Parán, en Huaura, Lima, invadió ilegalmente su proyecto minero y logró bloquearlo.

Para septiembre de 2018, Invicta Mining Corp., subsidiaria en el Perú de Lupaka, había alcanzado aproximadamente 3.000 metros en trabajos subterráneos y cerrado acuerdos de acceso al terreno con comunidades locales, además de completar la construcción de un camino de acceso de 29 kilómetros de longitud. Lupaka afirma también haber hecho inversiones en pruebas metalúrgicas. Para ese entonces, la minera junior, siempre según su versión, estaba lista para iniciar operaciones.

Un mes después, en octubre, justo antes de que tuviera lugar la inspección final del proyecto, la comunidad vecina de Parán obligó al personal de Invicta Mining Corp. a abandonar el área del proyecto y desalojar el campamento. Inmediatamente, la población local bloqueó la carretera de acceso al proyecto construida por la minera, que recorre la Comunidad de Lacsanga. Invicta Mining Corp. asevera tener acuerdos con esta comunidad pero fueron algunos integrantes de la comunidad de Parán los que utilizaron armas de fuego y amenazaron tanto al personal de la empresa como a los de la comunidad de Lacsanga.

Tanto Lacsanga como Invicta Mining Corp.  solicitaron que las autoridades ayudaran a eliminar el bloqueo y restaurar el acceso a la mina. Esta asistencia no fue proporcionada, según la versión de Lupaka colgada en su web. Por este bloqueo, en el que la minera sostiene que debió haber intervenido el Gobierno, la policía y la justicia peruana, la empresa alega haber perdido toda su inversión.La junior está siendo representada por el bufete de abogados LALIVE y anuncia que cuenta con el respaldo financiero de Bench Walk Advisors.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)