Luis Miguel Arce: «Desde Hudbay consideramos importante que aumente la contratación de mujeres»

Luis Miguel Arce: «Desde Hudbay consideramos importante que aumente la contratación de mujeres»

Hudbay Perú opera la mina Constancia y actualmente espera avanzar con su plan Pampacancha, en la región del Cusco y que servirá para mejoras la productividad de la empresa. Pero en Hudaby también ha comenzado un cambio que pasa por buscar cierto equilibrio entre su personal. Hudbay es una empresa de origen canadiense y en su país de origen la brecha de género existe pero es mucho menor que en Perú. Luis Miguel Arce, gerente legal y de Asuntos Corporativos de la compañía, en esta entrevista por el correo electrónico, lo admite y también adelanta cambios de contratación para el futuro: más oportunidades para las mujeres dispuestas a tomarlas.

¿Por qué hay pocas mujeres en la industria minera peruana comparada con la canadiense por ejemplo? ¿Cuál es su percepción del asunto? 

La participación de la mujer en la industria minera, así como en otras industrias directamente ligadas a la ingeniería y el uso de maquinaria pesada ha sido históricamente baja, no solo en el Perú, sino en todo el mundo. No obstante, esta brecha se está cerrando con mayor rapidez en otros países. De acuerdo a cifras del Ministerio de Energía y Minas, en el Perú la participación de las mujeres en el sector fue en promedio 6% entre 2008 y 2018, una cifra muy baja y que se encuentra por debajo de la media en relación con otros países con fuerte tradición minera como Chile (9%) o Australia (20%).

Esto se debe en gran medida a dos factores. El primero es que hasta hace unos años, la ingeniería y otras carreras afines a la industria minera estaban muy asociadas al género masculino por lo que era poco común que las mujeres se inclinen a estudiarlas. El segundo factor va de la mano con el machismo imperante en nuestro país, el cual inhibe a muchas jóvenes mujeres a considerar a la minería como un área de especialización debido a las condiciones de trabajo en lugares alejados de las principales ciudades y compartiendo extensas jornadas con compañeros mayoritariamente hombres.

«En Hudbay estamos comprometidos con contribuir al cambio. No obstante, esto se da de forma progresiva, actualmente no somos ajenos a las cifras reflejadas a nivel nacional», afirma Luis Miguel Arce.

El talento no tiene género y eso lo sabemos. Por ello, para cambiar esta realidad, quienes ocupamos posiciones de liderazgo debemos involucrarnos mucho más en implementar medidas y políticas que sean efectivas y tangibles y así volvernos un sector mucho más atractivo para el talento femenino.

¿La minería necesita acelerar el proceso de incluir a más mujeres? ¿Por qué?

La diversidad genera una ventaja competitiva en todas las industrias, pues analizar problemáticas desde distintos enfoques es el camino a la innovación y mejora continua.

Es innegable que hemos hecho avances importantes sobre la participación de las mujeres en el sector, hace 10 años solo había casi 6,000 mujeres y hoy en día esa cifra se ha incrementado considerablemente a casi 14,000; sin embargo aún nos falta mucho camino por recorrer para reducir la brecha histórica existente.

¿Cuál es el porcentaje de mujeres en la empresa que dirige y qué puestos generalmente ocupan? ¿Cuál es la meta futura?

En el país la presencia femenina en el sector sigue siendo bastante escasa y el incremento de esta participación se da de manera lenta. De acuerdo con cifras del Ministerio de Energía y Minas, este progreso se ha visto mayormente en las áreas administrativas con una participación del 21,6%, la brecha aún es grande en posiciones gerenciales con solamente 12% y aún mayores en operaciones y planta con 5,1% y 3,3% respectivamente. Esto nos da algunas luces sobre cuáles son las brechas más grandes en las cuales enfocar nuestros esfuerzos. 

En Hudbay estamos comprometidos con contribuir al cambio. No obstante, esto se da de forma progresiva, actualmente no somos ajenos a las cifras reflejadas a nivel nacional. Estamos decididos a apostar por el desarrollo de estos grandes talentos que permitirán seguir innovando en cada uno de los procesos de nuestras operaciones y contribuir a hacer de este mundo un lugar mejor y más justo para ésta y las próximas generaciones.

En esa línea, queremos destacar el caso de Olga Miranda, quien trabaja como operadora de maquinaria pesada en Constancia. Ella formó parte de un programa de capacitación en comunidades en 2017 y fue de las mejores. Tras ello, fue contratada ese mismo año y viene trabajando con nosotros hasta la actualidad. Su trabajo es impecable y sus jefes directos están muy contentos con su labor (la cual suele ser realizada por hombres), actualmente ella se está capacitando para operar también la pala Hitachi-EX5600-6, lo que es importante para su crecimiento profesional. 

Queremos destacar el caso de Olga Miranda, quien trabaja como operadora de maquinaria pesada en Constancia. Ella formó parte de un programa de capacitación en comunidades en 2017 y fue de las mejores.

Actualmente, mantenemos convenios con instituciones como WIM-Perú y WAAIME, asociaciones que promueven una mayor presencia de la mujer en la industria. Asimismo, hemos generado una alianza con CETEMIN para el financiamiento de becas de estudio de jóvenes talentos en carreras relacionadas con la minería. Con esto buscamos que en el corto plazo contemos con muchos más casos como los mencionados.

Para fomentar la equidad, desde Hudbay consideramos importante que en el sector minero aumente la contratación de mujeres, garantizando también la igualdad remunerativa. Además, otorgar horarios flexibles para el cuidado de los hijos, suministrar equipos de protección personal específicos para cada género y conceder becas de estudios a mujeres de comunidades aledañas, entre otras acciones.

¿Es la diversidad una ventaja o no?

Definitivamente, una mayor diversidad en el mercado laboral se traduce en mayor rentabilidad para los negocios debido principalmente a que las diferencias individuales suelen nutrir a las organizaciones a la hora de trabajar en proyectos comunes. Sin flexibilidad ni variedad de opiniones, a las empresas nos sería mucho más difícil encontrar soluciones eficientes a los problemas que nos plantea la industria.

En mi experiencia, sé a ciencia cierta que las mujeres en el sector minero aportan vastos conocimientos técnicos así como otras habilidades a nuestras organizaciones. De hecho, en 2018 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indicó que, si la brecha de género en el mercado laboral de América Latina se cerrase, el PBI per cápita de la región sería 16% más alto.

¿Las empresas están realmente implicadas en aumentar su porcentaje de mujeres en las unidades mineras? 

En el país los líderes de las distintas empresas somos cada vez más conscientes de nuestro rol como generadores de oportunidades y la importancia de crear las  condiciones adecuadas para trabajar en la industria. En ese sentido, es importante que las empresas del rubro continuemos generando alianzas con instituciones educativas que ofrezcan carreras universitarias y técnicas vinculadas al sector, otorgando becas para estudiantes destacadas.

Otra iniciativa que debemos impulsar es la figura del mentoring por el que ejecutivas y técnicas que se han abierto camino en la industria comparten su experiencia en el sector con jóvenes estudiantes para motivarlas y desmitificar cualquier paradigma que pueda existir para su inserción en la industria minera. 

«En Hudbay Perú tenemos un estándar de compensaciones por lo que garantizamos que quien desempeñe una determinada posición reciba el salario que le corresponde», añade el ejecutivo de la minera que opera en el Cusco.

Finalmente, es muy importante que continuemos reforzando las políticas contra cualquier tipo de violencia de género o acoso en el centro de labores, así como de igualdad salarial. Es nuestro deber generar espacios de trabajo óptimos en donde tanto hombres como mujeres puedan sentirse cómodos y seguros.

¿Es verdad que las mujeres ganan menos por ejecutar las mismas funciones? 

Esto es un hecho comprobado. Hace poco una investigación del MINEM demostró que aún hay diferencia en la remuneración promedio anual. En 2019, el salario promedio anual de las mujeres fue de S/59,358 mientras que el de los hombres fue de S/. 63 411, una diferencia de S/ 4 053.

Hay que tener en cuenta que esta diferencia no se basa en las diferentes funciones desempeñadas, sino que se da en situaciones donde tanto hombres como mujeres cumplen las mismas funciones por lo que es injusto. Como sector debemos evitar caer en este tipo de prácticas y mantener una escala salarial similar para ambos sexos. 

En Hudbay Perú tenemos un estándar de compensaciones por lo que garantizamos que quien desempeñe una determinada posición reciba el salario que le corresponde, independientemente de la edad o sexo de la persona que la ocupa.

Y así como se busca aumentar la cantidad de mujeres, ¿se buscará también aumentar la cantidad de personas discapacitadas?

En setiembre del 2015, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una iniciativa que reunía las aspiraciones de los Estados por alcanzar un desarrollo equitativo, socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible para el año 2030. Para hacernos una idea del impacto que genera la industria minera, el Banco Mundial estimó que las industrias extractivas desempeñan un papel fundamental en la vida de casi 3,500 millones de personas.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 7,9% de las personas con discapacidad indicaron no contar con algún nivel de estudios, en contraste con un 4,1% de las personas sin discapacidad. Esto afecta notablemente las oportunidades de inserción laboral. En Hudbay Perú nuestras convocatorias son abiertas a todas las personas. 

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)