«Los pobres son cada vez más pobres»: FMI

«Los pobres son cada vez más pobres»: FMI

La convivencia con el nuevo coronavirus ha supuesto un reto sin igual, aunque el mundo se está adaptando. Como resultado del relajamiento de los confinamientos y el rápido despliegue a una escala sin precedentes del apoyo de política de los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo, la economía mundial está resurgiendo desde las profundidades en las que cayó en el primer semestre de este año, refiere el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

“El empleo ha repuntado en parte tras haberse desplomado durante el punto máximo de la crisis”, escribe Gita Gopinath, consejera económica y directora del Departamento de Estudios del FMI. “Sin embargo, esta crisis está lejos de haber terminado. El empleo sigue estando muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia y el mercado laboral se ha polarizado todavía más, siendo los trabajadores de bajos ingresos, los jóvenes y las mujeres los más afectados”. 

La economista profesora de  Harvard afirma que “los pobres son cada vez más pobres, y se espera que cerca de 90 millones de personas caigan este año en situación de extrema pobreza”, que “el camino cuesta arriba para superar este desastre será largo, desigual y muy incierto” y que “es fundamental que, en la medida de lo posible, el apoyo fiscal y monetario no se retire prematuramente”.

Las últimas Perspectivas de la economía mundial, el Fondo proyecta una recesión profunda en 2020: el crecimiento mundial será de -4,4%, una revisión al alza del 0,8 puntos porcentuales respecto a su actualización de junio. Esta actualización se debe a resultados un poco menos alarmantes en el segundo semestre, así como a ciertas señales de una recuperación más fuerte en el tercer trimestre, que se compensan en parte con las revisiones a la baja en algunas economías emergentes y en desarrollo. Se proyecta que el crecimiento en 2021 repunte hasta el 5,2%, 0,2 puntos porcentuales por debajo de nuestra previsión de junio.

Excepto para China, donde se prevé que el producto supere este año los niveles de 2019, el FMI proyecta que, tanto en las economías avanzadas como en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, el producto se mantenga por debajo de los niveles de 2019, incluso el próximo año. “Los países más dependientes de servicios que requieren un contacto intensivo y los exportadores de petróleo afrontan una recuperación más débil en comparación con las economías manufactureras”, dijo Gita Gopinath.

El FMI proyecta que la divergencia en las perspectivas de ingreso entre las economías avanzadas y las economías emergentes y en desarrollo (sin incluir China), desencadenada por esta pandemia, empeore. “Mejoramos nuestras previsiones para las economías avanzadas en 2020, hasta un -5,8%, seguido en 2021 de un repunte en el crecimiento, hasta el 3,9%. Hemos revisado a la baja el crecimiento de los países en desarrollo y de mercados emergentes (sin incluir China), con una proyección del -5,7% en 2020 y una recuperación posterior en 2021, de hasta el 5%”, refiere Gopinath. “De esta manera, se prevé que, en el período 2020-2021, el crecimiento acumulado del ingreso per cápita en las economías en desarrollo y de mercados emergentes (sin incluir China) sea inferior al de las economías avanzadas”. La economista no dora la píldora: “Es probable que esta crisis genere daños permanentes a mediano plazo, ya que los mercados laborales necesitarán tiempo para recuperarse, la incertidumbre y los problemas en los balances han frenado la inversión y el capital humano se verá afectado por la pérdida de períodos de escolarización”. 

Desde el FMI especifican que tras el repunte en 2021, se prevé que el crecimiento mundial se vuelva más lento de forma gradual hasta el 3,5% a mediano plazo y se proyecta que la pérdida de producto en términos acumulados, en relación con la trayectoria proyectada antes de la pandemia, crezca desde los 11 billones en el período 2020-2021 hasta los 28 billones en 2020-2025, y esto representa “un grave contratiempo para la mejora de los niveles de vida promedio en todos los grupos de países”.

“El virus está resurgiendo y se están restableciendo confinamientos localizados. Si esta situación empeora y las perspectivas de tratamientos y vacunas se deterioran, el daño a la actividad económica sería grave y se vería amplificado por intensas turbulencias en los mercados financieros”, admite Gopinath. “Las restricciones al crecimiento del comercio y la inversión y el aumento de la incertidumbre geopolítica podrían perjudicar la recuperación”.  Por el lado positivo, la disponibilidad más extendida y rápida de pruebas, tratamientos y vacunas, así como los estímulos adicionales de política económica, conjetura, mejorarían significativamente los resultados. Y añade: “El apoyo fiscal a escala mundial, de casi US$ 12 billones, y los amplios recortes de las tasas, las inyecciones de liquidez y las compras de activos por parte de los bancos centrales, han contribuido a salvar vidas y medios de vida, así como a evitar una catástrofe financiera”.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)