Las Bambas y el Gobierno crearán «mecanismos» para «incorporar» a comunidades campesinas de Chumbivilcas en «cadena de valor»

Las Bambas y el Gobierno crearán «mecanismos» para «incorporar» a comunidades campesinas de Chumbivilcas en «cadena de valor»

«Hoy se construye una posible alianza de largo plazo para el desarrollo de los pueblos», dijo el ministro de Energía y Minas Iván Merino en su cuenta oficial en Twitter. «Las comunidades de Chumbivilcas y Las Bambas logran acuerdo». El acuerdo, firmado hoy por representantes del Gobierno, de la minera y de las comunidades en el Centro de Convenciones de Lima, busca establecer «mecanismos o relaciones comerciales» para «incorporar» a las comunidades campesinas adyacentes al Corredor Minero del Sur, en la provincia de Chumbivilcas, región Cusco, en «cadena de valor».

El Corredor Minero del Sur es una ruta que utiliza la minera de MMG para transportar sus concentrados de cobre desde Apurímac hasta el puerto de Matarani, en Arequipa, pasando antes por la región Cusco. En el acuerdo se afirma que se fomentará la creación de empresas comunales «bajo las condiciones, necesidades y requerimientos» de Las Bambas.

Siempre según el acuerdo, estas «condiciones, necesidades y requerimientos» implican la labor del transporte de concentrados, el transporte interno de personal, mantenimiento vial, cisternas para regado de vías, línea amarilla y otros servicios.

Las Bambas utiliza un sistema bimodal (camiones y tren) para conducir el concentrado de cobre hasta el puerto de Matarani para su exportación.  El cobre se transporta en camiones portacontenedores a lo largo de 495 km, aproximadamente, hasta la estación de transferencia de trenes ubicada en el km 99 en la localidad de Chasquipampa, distrito de Yanahuara, provincia de Arequipa. Luego, recorren 238 km adicionales por vía férrea hasta el puerto de Matarani. En total, recorren aproximadamente 730 kilómetros desde la operación minera hasta el puerto. Este puerto también recibe la producción de otras empresas cupríferas que operan en el sur del Perú.

El ministro de Minería y Energía dijo en una entrevista con Reuters que los disturbios en la enorme mina de cobre Las Bambas se debieron en parte a la decisión miope de MMG Ltd de depender de un camino de tierra para transportar el metal, y pidió que se construyera una línea de tren en su lugar. «Tomaron decisiones a corto plazo y eso tiene un costo», dijo Iván Merino, durante una entrevista en Lima.

Los líderes de una provincia, Chumbivilcas, bloquearon la carretera durante tres semanas hasta el miércoles pasado, casi provocando que Las Bambas suspenda la producción de cobre. La tensión es una prueba clave para el presidente de izquierda de Perú, Pedro Castillo, quien quiere aumentar la riqueza minera en el segundo productor de cobre del mundo para financiar programas sociales, pero necesita equilibrar esas ambiciones con el malestar social que crean algunos proyectos mineros.

Recientemente, una delegación de empresarios de Challhuahuacho, que depende directa e indirectamente de la minería, llegó a la ciudad de Lima para ser escuchados por el presidente Pedro Castillo y el presidente del Consejo de Ministros Guido Bellido. «Queremos hacer llegar nuestra voz de protesta, y de la misma forma que un sector ejerce su derecho a la protesta, queremos que se respete nuestro derecho al trabajo». dijo a RPP Sandra Guzmán, representante de emprendedores del distrito de Challhuahuacho, provincia de Cotabambas, región Apurímac. «Estamos cansados de tantos bloqueos del Corredor Minero», declaró.

La mina Las Bambas ha sido golpeada durante años por protestas de grupos locales que dicen que las ganancias mineras pasan por alto a las comunidades de la región. También afirman que los muchos camiones que pasan por el camino de tierra todos los días esparcen polvo, lo que arruina sus cosechas. Las Bambas dice que ha pagado S/4.900 millones (US$1.200 millones) en impuestos y regalías desde 2014, y gastó US$235 millones en mejorar el camino de tierra.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)