Las ambiciones de Canadá para los vehículos eléctricos necesitan un cambio, dice el CEO de una minera de níquel

Las ambiciones de Canadá para los vehículos eléctricos necesitan un cambio, dice el CEO de una minera de níquel

Canadá necesita una mejor estrategia para construir una cadena de suministro de vehículos eléctricos y convertirse en un centro mundial de baterías de Norteamérica que aproveche el impulso global hacia una energía más limpia.

Ese es el consejo de despedida que el presidente ejecutivo saliente de Sherritt International, David Pathe, tiene para el gobierno canadiense y una industria que está preparada para interrumpir todo, desde la minería hasta la fabricación de automóviles, según divulgó la agencia Bloomberg.

«Canadá en su conjunto, con algo de liderazgo del gobierno federal, necesita ser más estratégico sobre cómo desarrollamos esa industria desde una perspectiva de política industrial nacional», dijo Pathe, de 50 años, en una entrevista el viernes. «Se necesita una política más coordinada del gobierno para unir todas las piezas porque necesita más que solo materias primas».

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha promocionado que Canadá tiene potencial para ser un líder mundial en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos, electrificación y tecnología limpia. 

El gobierno federal ha realizado inversiones en proyectos que incluyen una planta de ensamblaje de paquetes de baterías en Quebec y la actualización de Ford Motor Co. de una instalación de Ontario para fabricar vehículos eléctricos. Canadá, rico en recursos, también cuenta con depósitos de metales clave para baterías, como litio, níquel, cobalto y cobre, y mucha energía renovable barata.

Si bien tres fabricantes de automóviles anunciaron recientemente grandes inversiones en vehículos eléctricos en Ontario, la provincia más poblada de Canadá, la industria automotriz mundial y los fabricantes de equipos han dependido en gran medida de las empresas chinas para el suministro de baterías y materias primas como níquel y cobalto. 

La pandemia de coronavirus destacó la importancia de asegurar suministros a nivel regional y fortalecer aún más el deseo de los países occidentales de poner fin a la dependencia de China.

El presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva para revisar las cadenas de suministro de EE. UU. para garantizar la confiabilidad de productos cruciales a fines de febrero. La revisión cubre chips junto con baterías de gran capacidad, productos farmacéuticos y minerales críticos y materiales estratégicos como tierras raras.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)