La alianza ZEBRA anuncia US$1.000 millones para financiar buses eléctricos en Latinoamérica

La alianza ZEBRA anuncia US$1.000 millones para financiar buses eléctricos en Latinoamérica

La alianza ZEBRA anunció en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que una coalición de financiadores se ha comprometido a invertir más de US$1.000 millones en flotas de autobuses de cero emisiones en América Latina. Además, nuevos fabricantes aumentarán la producción de estos vehículos para la región. Un grupo de inversores se ha comprometido públicamente a través de la alianza ZEBRA a poner a disposición más de mil millones de dólares para proyectos bien estructurados de autobuses de emisiones cero en la región. Estos compromisos de los inversores proceden de AMP Capital, ARC Global Fund, Ascendal, Ashmore, Copec Voltex, EDP Brasil, Enel X, John Laing, VEMO y VGMobility.

Con la necesidad de duplicar el uso del transporte público en las ciudades de todo el mundo para mantener el límite de calentamiento de 1,5 grados, las flotas de autobuses de emisiones cero serán cruciales para garantizar el transporte público verde del futuro. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, se unirá al secretario de Transporte de Estados Unidos y ex alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, para defender que el transporte público verde será esencial si el mundo va a mantener el límite de calentamiento de 1.5°C, y que puede crear empleos verdes de calidad en todo el mundo. 

Además del compromiso de los inversionistas de US$1.000 millones, un grupo de fabricantes y distribuidores de autobuses, entre los que se encuentran los nuevos miembros Volvo, Zhongtong, IUSA, Busscar y Rennorgy, se han comprometido a hacer que los vehículos cero emisiones estén comercialmente disponibles en América Latina y, cuando sea posible, se produzcan localmente. Estos compromisos amplían el grupo de fabricantes de autobuses con interés formal en la región, que ya contaba con empresas como Andes Motor, BYD, CreattiEV SAS, Foton, Higer, Sunwin, Vivipra y Yutong, todas ellas con una declaración firmada a finales de 2020.

Actualmente, América Latina cuenta con casi 2.500 autobuses eléctricos que evitan la emisión de más de 255.000 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año. Se espera que en el próximo año se desplieguen 2.000 más autobuses. Sin embargo, estos vehículos representan menos del 1% del total de la flota regional, lo que demuestra la urgencia de esta transición y la importancia de los compromisos de fabricantes e inversores.

El cambio de los autobuses a diésel a los de cero emisiones conduce a un aire más limpio y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además de mejorar la calidad del aire y la salud pública, los autobuses eléctricos tienen menores costes operativos y de combustible que los autobuses diésel tradicionales. Esto es clave para los proveedores de transporte público, que han tenido dificultades con el número de pasajeros y la disminución de los ingresos durante la pandemia de COVID-19.

Carolina Urrutia, secretaria de Medio Ambiente de Bogotá, dijo: «Las asociaciones y colaboraciones público-privadas han sido fundamentales para ayudar a Bogotá a convertirse en líder mundial en la electrificación del transporte público. Con 1485 autobuses eléctricos ya adjudicados, la ciudad dejará de comprar autobuses de combustible fósil a partir de 2022, lo que no habría sido posible sin la fuerte presencia de inversores y fabricantes de autobuses en el mercado».

Drew Kodjak, director ejecutivo del ICCT, dijo que «ZEBRA pretende transformar el ecosistema de los autobuses urbanos en América Latina hacia las tecnologías de cero emisiones. Estos compromisos financieros demuestran que los modelos de negocio innovadores utilizados en la región tienen la capacidad de desbloquear el capital privado necesario para financiar dicha transición. Pero el acceso al capital es sólo una pieza del rompecabezas. ZEBRA también ha trabajado para asegurar los compromisos de los fabricantes para garantizar un suministro adecuado de autobuses de emisiones cero y aumentar la competencia. Asimismo, el liderazgo político de las autoridades municipales, el establecimiento de ambiciosos objetivos de electrificación de la flota y la respuesta positiva de los operadores de flotas de la región han creado el ecosistema necesario para que prosperen estos innovadores modelos de negocio».

La innovación financiera y los nuevos modelos de negocio están ayudando a estimular la inversión en el mercado de los autobuses eléctricos en América Latina. Aunque los costes iniciales de los autobuses eléctricos suelen ser más elevados que los de los diésel, estos costes pueden compensarse con el ahorro a lo largo del ciclo de vida del autobús eléctrico (15 años de media, frente a los 10 de los autobuses diésel).

En Santiago, el operador privado Metbus descubrió que los costes operativos y de mantenimiento de su flota de más de 400 autobuses eléctricos son un 70% y un 37% más baratos, respectivamente, que los de un autobús diésel equivalente. Se están desarrollando y aplicando modelos de negocio y mecanismos financieros innovadores para hacer posible el despliegue a gran escala de autobuses eléctricos, como la separación de la propiedad y la explotación de los autobuses vista en Santiago y Bogotá, y la separación de la propiedad del chasis del autobús y la batería en São Paulo. Modelos empresariales como estos, en los que los fabricantes y los inversores desempeñan un papel crucial, pueden ayudar a los municipios y a los operadores privados a superar la falta de capital y la dificultad de acceso al crédito, reduciendo los riesgos financieros. Con el tiempo, estas inversiones seguirán ampliando el despliegue de autobuses eléctricos en toda la región.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)