Komatsu concreta ventas con Chinalco, Ferreyros se afianza en Quellaveco y SK Rental, a por el arriendo

Komatsu concreta ventas con Chinalco, Ferreyros se afianza en Quellaveco y SK Rental, a por el arriendo

El país atraviesa un período de vientos adversos, pero el mercado de maquinaria pesada intenta retomar su dinamismo gracias a la reactivación de sectores claves de la economía. Con el repunte del precio de los metales, el sector minero es otra vez el principal comprador del país. En realidad, es actualmente el único que no ha contraído del todo sus inversiones en el Perú, a pesar de la pandemia y a diferencia de otras industrias. En minería a tajo abierto, la tendencia al gigantismo continúa marcando la pauta, debido a su impacto en la productividad. Este es un mercado dominado por dos ejemplares empresas: Ferreyros, representante de Caterpillar en el Perú, y Komatsu-Mitsui, representante de los equipos Komatsu. Sin embargo, y frente a estas opciones aparece la estrategia de venta y arriendo de SK Rental, del grupo Sigdo Koppers. Este especial aparece en nuestra edición digital.

Ferreyros representa a Caterpillar en el Perú y otros países de Latinoamérica, y Fernando Armas Tamayo, vicepresidente de División Gran Minería de la empresa, destaca dos modelos de camiones de 400 toneladas para la minería de tajo abierto con la mayor potencia de su clase, tanto de tracción mecánica (CAT 797F) como de tracción eléctrica (CAT 798AC), y nuestras palas eléctricas de cable CAT 7495, los equipos más grandes del portafolio en el país. «A ellas se suma una amplia gama de camiones mineros de diferentes capacidades; palas hidráulicas; perforadoras rotativas; cargadores frontales gigantes; y equipos auxiliares, como tractores de orugas y de ruedas, motoniveladoras y otras familias», afirmó.

El soporte de los equipos que comercializa Ferreyros está conformado por una organización de más de 1.200 personas para la atención exclusiva de la gran minería, a la que se suma las capacidades técnicas y humanas desarrolladas por Ferreyros en todo el país, con talleres como sus centros de reparación de componentes en Lima y Arequipa, certificados por Caterpillar como talleres de clase mundial, además de una red de almacenes a lo largo del territorio, incluyendo las propias minas. Para la minería subterránea, entretanto, cuentan con cargadores de bajo perfil CAT, desde las 4 yd3 hasta las 11.6 yd3 de capacidad. Fernando Armas pormenoriza que Ferreyros sirve a todas las compañías mineras del país, «ya sea directamente a través de la provisión de equipos y servicios de soporte, o a través de la atención a empresas contratistas». En la gran minería atienden con maquinaria y servicios a doce clientes de manera directa, ubicados en Áncash, Apurímac, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Ica, Junín, Moquegua y Tacna. Y añadió: «Actualmente, al cierre de junio, venimos dando soporte a todas las operaciones mineras de tajo abierto, que vienen trabajando parcialmente en mayor o menor medida». En el ámbito de la minería subterránea atienden, en regiones como Arequipa, Ayacucho, Cusco, Ica, Junín, Pasco y Puno, entre otras. 

Afirma Armas Tamayo que seis de cada diez grandes equipos mineros que ingresaron al Perú son Caterpillar. Los camiones CAT, con más de 700 unidades entregadas en el Perú, vienen atendiendo las diversas necesidades de las minas. El portafolio incluye, por ejemplo, unidades con capacidad de 250, 320 y 400 toneladas; modelos de tracción mecánica y eléctrica, e incluso camiones con fuentes alternativas de combustible (algunos modelos, con motores de la serie 3500, pueden operar con un alto porcentaje de GNL al adoptar un sistema dual).

«En las minas peruanas se confirma que el gigantismo llegó para quedarse», concede Armas, quien respondió preguntas a través del correo electrónico. «Por ello destaco nuestros dos modelos de camiones CAT de 400 toneladas: la versión renovada del CAT 797F, de tracción mecánica, y el nuevo CAT 798 AC, de tracción eléctrica. Se trata de los equipos más potentes de su rubro (4,000 HP), generando un alto impacto en la productividad y la velocidad en mina (…) En el Perú, cerca del 80% de los camiones de 400 toneladas son CAT. Nuestros dos modelos de camiones en esta categoría cuentan con un nuevo motor CAT C175 de 20 cilindros, con menor ratio de mantenimiento, configurado para operar a grandes altitudes y probado con éxito en nuestro país, a más de 4.500 msnm. Nuestros dos modelos de camiones de 400 toneladas han sido optimizados por Caterpillar, recogiendo directamente la experiencia peruana».

El ejecutivo subraya la trayectoria del camión mecánico CAT 797F, de tracción mecánica, que desde su llegada en 2011 ha movido más de 2.000 millones de toneladas en las minas del país, «un hito en nuestro ámbito». Unas 120 unidades de este modelo vienen mostrando su productividad en las operaciones del Perú. Al mismo tiempo acentúa la reciente introducción del CAT 798AC, de tracción eléctrica, diseñado por Caterpillar para una operación estable y un frenado rápido, de especial importancia en las condiciones de nieve y lluvia usuales en minería peruana. En cuanto a palas eléctricas de cable, el portafolio de Ferreyros ofrece la CAT 7495, el equipo más grande de Caterpillar en el Perú, que en su evolución ha incorporado el sistema hydracrowd, que eleva la disponibilidad del equipo al eliminar la necesidad de cambiar los cables de empuje y recojo. Cuentan con sistemas de información que permiten acceder en tiempo real, a través de Internet, a reportes de la «salud» de las palas y de cómo están siendo operadas. Cada equipo puede mover hasta 140,000 toneladas al día. Con respecto a cargadores frontales, el CAT 994K es el modelo más grande en el Perú. Es casi 20% más potente y con una fuerza de desprendimiento 28% superior a la de su versión anterior.

Debido al COVID-19, Ferreyros ha diseñado protocolos de bioseguridad minuciosos, que forman parte de su «Programa de Seguridad en el Trabajo», para proteger a suscolaboradores y a todas las personas con quienes mantienen contacto. Entre las numerosas medidas de seguridad adoptadas por la empresa aparecen el control diario de condiciones de salud; procedimientos específicos para los talleres y otros espacios; utilización de equipos de protección personal; procedimientos de higiene y distanciamiento en espacios comunes; nuevas rutinas para el traslado del personal y viajes de trabajo; entre otras. En las primeras instancias de la cuarentena, relata el vicepresidente de División Gran Minería de Ferreyros que realizaron labores presenciales de forma muy reducida en las minas para dar soporte a las máquinas pesadas de sus clientes, quienes realizaban actividades autorizadas por su sector.

«Con el paso de las semanas y el reinicio paulatino de labores en las minas —manifestó Armas Tamayo—, nuestro soporte en las operaciones ha venido aumentando de forma gradual, siempre acatando los estrictos protocolos de seguridad de la minería y nuestra empresa. Por otro lado, a mediados de mayo, Ferreyros recibió la autorización para reiniciar sus actividades, lo que abarca por ejemplo el trabajo en sus talleres, en un proceso que también ha venido siendo gradual».

La digitalización ha jugado un rol importante en la organización pues desde sus centros de monitoreo y planificación, de forma remota, han interpretado datos de las máquinas para luego potenciar su desempeño.Últimamente, Ferreyros ha entregado a Mina Justa la mayor parte de una flota de más de 50 equipos CAT, compuesta por 26 camiones CAT con capacidad de carga de 250 toneladas, cargadores frontales para producción y equipos auxiliares. Ahora bien, al proyecto Quellaveco, entre este y el próximo año, entrega una flota de maquinaria que incluye camiones CAT 794 AC, con capacidad de carga de 320 toneladas; palas eléctricas de cables 7495, con una capacidad de 109 toneladas por pase; otros equipos de producción y máquinas para labores auxiliares. «Permaneceremos atentos a futuras oportunidades», refirió Armas, quien avizora «señales de una reactivación progresiva» y «escalonada» de la industria en general.

OFERTA KOMATSU

Komatsu es una de las gigantes de maquinaria pesada del mundo y abarca todo el espectro de productos para la minería, tanto superficial como subterránea. Su filosofía de producción la describen en una frase: «From mine to mill», una manera de decir que tienen una solución para cada eslabón de la cadena productiva minera. En el Perú, la empresa representante de la marca japonesa es Komatsu-Mitsui Maquinarias Perú (KMMP). Es el principal competidor de Caterpillar en colocación de camiones mineros, palas hidráulicas y demás equipos esenciales para la actividad extractiva. El resto de productos de la gama Komatsu como palas de cable, cargadores híbridos y soluciones de chancadoras y fajas transportadoras corresponde a la línea de productos que fueron incorporados al portafolio de equipos Komatsu con la compra de la empresa Joy Global y son comercializados por KMC Perú, que es una empresa separada de KMMP. Esta explicación la da desde el saque Carlos Ceballos Casey, director de Venta de Equipos y Repuestos Minería de KMMP, para evitarnos confusiones.

Los equipos Komatsu están en todas las grandes minas del Perú, ya sea del tipo metálicas como cobre, oro, plata, y no metálicas como fosfatos u otros. Según la data que comparte Ceballos Casey, los equipos de la marca más demandados en los últimos años «son los camiones mineros de gran tonelaje, como los camiones eléctricos 930E-4SE, con una capacidad de carga de 320 toneladas, y los 980E-4 y 980E-5, con una capacidad de carga de 400 toneladas». En efecto, en el rubro de volquetes ultra-class, Komatsu cuenta con más del 67% del mercado peruano, convirtiéndonos en los líderes indiscutidos en este segmento. «En el caso de camiones 980, hemos sido exitosos en la introducción de este modelo desde el 2017 y tendremos sobre 40 unidades operando durante este año fiscal», reveló. 

Recientemente KMMP abrió nuevas oficinas en las ciudades de Tarapoto, Chiclayo, Piura, Moquegua y Huancayo, y en lo que resta del año, la empresa enfocará sus esfuerzos en potenciar  sus operaciones en estas localidades, mientras estudian abrir nuevas sucursales en el mediano plazo. Admitió Carlos Ceballos, empero, que la pandemia ha afectado «definitivamente» a la compañía dado que varias minas tuvieron que cerrar sus operaciones a causa de diferentes factores como la definición de protocolos de cambios de guardia, falta de campamento en mina, asegurar la salud de las personas y otros aspectos relacionados con la salud y seguridad del personal. «No obstante, KMMP —esclareció el vocero de KMMP— ha continuado atendiendo a sus clientes mediante el personal que se mantuvo en mina durante el periodo de cuarentena, mediante el abastecimiento de repuestos y componentes, abriendo sus talleres de reparación de componentes para atender cualquier necesidad y brindando asesoría remota continua a todo nivel mediante nuestro equipo de expertos del Product Support Group (PSG)».

Recientemente KMMP ha cerrado un trato con Toromocho por la prueba de cuatro camiones modelo 980E-5 de 400 toneladas de capacidad, así como la venta de dos bulldozer modelo D475A-5E0 e igual cantidad e topadoras sobre neumáticos modelo WD900-3A. «Adicionalmente, hemos llegado a un acuerdo con Antapaccay por la prueba de cuatro camiones modelo 980E-5 de 400 toneladas de capacidad. Asimismo, hemos concretado la venta a SPCC (Southern Peru Copper Corporation) de dos camiones modelo 980E-4 de 400 toneladas de capacidad y una topadora sobre neumáticos modelo WD600-6», indicó Ceballos Casey. «Podemos mencionar que estamos trabajando en cerrar acuerdos de venta o convenios con algunos otros clientes, los cuales revelaremos prontamente» y «en ese sentido, esperamos cerrar varios nuevos contratos durante el 2020».

Actualmente la marca de origen japonés impulsa la solución de camiones autónomos AHS FrontRunner en las operaciones mineras, que ha ido creciendo año a año y hoy Komatsu cuenta con más de 230 unidades operando en modalidad autónomo en 13 diferentes minas en el mundo, y alcanzado más de 2 millones de toneladas movidas. «Esto es algo que estamos conversando con distintos clientes en la región y particularmente en Perú», añadió Ceballos, quien advirtió que si bien las condiciones de ensamblaje no han variado, sin embargo hay «protocolos de seguridad adicionales que seguir como el uso de mascarillas o mayor frecuencia de lavado de manos, la toma diaria de la temperatura corporal, entre muchos otros». Adicionalmente KMMP representa a las marcas Manitou, Bomag, Towhaul, Powerscreen, DT, Mega, Hensley, Rimex y Hella.

ARRIENDO SK RENTAL

SK Rental avanza este 2020 hacia los 15 años de participación en el mercado nacional de alquiler y venta de maquinaria pesada y equipos industriales como parte de la propuesta de valor corporativa de Sigdo Koppers en la región. Edmund Egg, gerente general, resaltó que la empresa ha participado en la construcción o ampliaciones «de la gran mayoría de los proyectos mineros e infraestructura en general en el país a través de sus clientes, mediante el alquiler de equipos para las diversas etapas de los proyectos que involucran desde el movimiento de tierra, manipulación de materiales, plataformas articuladas y verticales, generación de aire comprimido hasta generación de energía». La organización, en efecto, está presente en prácticamente toda la cadena de valor de los proyectos y operaciones en los que participan.

La compañía tiene presencia en Quellaveco, Mina Justa, Toquepala, Toromocho, Antamina y en otras operaciones menores tanto de tajo abierto como subterráneas a escala nacional. El ejecutivo Egg especificó que los equipos más demandados son los de movimiento de tierras como excavadoras hidráulicas, cargadores frontales, tractores de oruga, retroexcavadoras, minicargadores, motoniveladoras y rodillos. Adicionalmente los de manipulación de materiales y generación de energía eléctrica. Sin embargo, como a todas las empresas, el COVID-19 ha marcado también un antes y un después en SK Rental. «El bienestar y seguridad de nuestros colaboradores, clientes y stakeholders en general es la principal prioridad y ahora más que nunca, frente a la coyuntura actual, hemos implementado protocolos de bioseguridad muy estrictos para preservar este pilar de la compañía. Estamos monitoreando la situación cuidadosamente y de manera periódica, siguiendo todas las instrucciones dispuestas por el gobierno, especialistas y acatando todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud», refirió Edmund Egg.

Como la mayoría de empresas en el Perú, SK Rental paralizó todas sus operaciones el 16 de marzo, y mantuvo a su personal en teletrabajo y «luego de 78 días como parte de la fase 1 de reactivación económica y contando con todos los protocolos de bioseguridad y autorizaciones respectivas aprobados por el gobierno, hemos reanudado progresivamente nuestras actividades y servicios desde nuestras oficinas, talleres y proyectos donde mantenemos equipos arrendados». Actualmente SK Rental mantiene muchas de sus labores administrativas en operación vía teletrabajo. Relató Edmund Egg que al cabo de tres días de haber regresado presencialmente a sus instalaciones, luego de aprobados sus planes de prevención COVID-19, pudieron despachar su primer equipo luego de la declaración de estado de emergencia. «Tenemos más despachos programados y estamos listos para poder seguir contribuyendo con la reactivación económica y el desarrollo del Perú que ha sido muy golpeado por la coyuntura actual», confesó el gerente general de la organización.

A juicio de Edmund Egg y en líneas generales, el arriendo de maquinaria es «una de las mejores alternativas para que las compañías concentren su capex en su negocio principal y de largo plazo». El ejecutivo está convencido que el arriendo de maquinaria de SK Rental «busca mantener una flota de última tecnología, alta productividad y disponibilidad de manera sostenida en el tiempo ya que renovamos regularmente nuestros equipos como parte del modelo de negocio y mantenemos un servicio ágil y cercano a nuestros clientes y sus obras. Esta combinación hace que el alquiler de equipos sea tal vez hoy una de las mejores alternativas del mercado». Actualmente y debido a la pandemia, la empresa ha  complementado sus condiciones habituales de los negocios de alquiler o venta con los protocolos de bioseguridad necesarios para el despacho de equipos y la prestación de servicios de mantenimiento en las obras de sus clientes.

SK Rental participa en varias licitaciones pero admite Egg que «en general el inicio de nuevos proyectos y/o contratos se han postergado, es parte de la coyuntura y nos mantenemos a la expectativa y listos para seguir avanzando y acompañando a nuestros clientes». Con todo, la compañía tiene varios proyectos en la mira y están a la expectativa de la reactivación total de las obras de construcción y minería.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)