Hochschild: «Con Huancute no tenemos ningún contrato porque no son propietarios»

Hochschild: «Con Huancute no tenemos ningún contrato porque no son propietarios»

La mina Inmaculada en Ayacucho, propiedad de Ares, del Grupo Hochschild, ha enfrentado en los últimos días actos violentos y bloqueos que podrían comprometer el Producto Bruto Interno (PBI) y empleo de dicha región.

El vicepresidente de Asuntos Legales y Corporativos de Hochschild, José Augusto Palma, explicó a Perú21 que la unidad minera aporta entre el 16% y 18% al PBI de la región, lo cual se pone en peligro con los conflictos que se presentan. Asimismo, explicó que generan “3,000 empleos directos y alrededor de 24,000 indirectos en Ayacucho”. “Una paralización afectará a esas personas”, dijo a Perú21.

Palma también cuestionó las medidas ilegales adoptadas por la comunidad de Huancute, pues aseguró que “no son propietarios de las tierras”. “Los terrenos donde opera la mina Inmaculada son del Estado y de la comunidad de Huallhua. Con ambos propietarios tenemos servidumbre [minera] suscrita, con Huancute no tenemos ningún contrato porque no son propietarios. Lo que tenemos con ellos son contratos de transferencia de posición firmados”, aseguró.

Por lo pronto, la compañía sigue con los trabajos para ampliar “la vida útil de Inmaculada por 20 años adicionales”. “Esto significaría una inversión a lo largo de la vida útil de US$1,300 millones”, añadió.

La compañía Ares denunció que personas del centro poblado de Huancute invadieron Inmaculada por supuestos incumplimientos de la empresa. Todo comenzó el 27 de octubre con el bloqueo de la vía pública para llegar a la mina y, una semana después, con la invasión de la propiedad. Aunque los invasores ya se retiraron, aún están cerca de la bocamina.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)