¡Hey, no te duermas detrás del volante de un camión minero, te estamos viendo!

¡Hey, no te duermas detrás del volante de un camión minero, te estamos viendo!

Pestañear en la oficina en horas de trabajo es frecuente y hasta tolerable por muchos. Hacer lo mismo frente al volante de un camión de millones de dólares, pesado como una ballena cuando está sin carga y pesado como decenas de ellas cuando lleva e la tolva cientos de toneladas de mineral, es una locura. Una locura carísima y potencialmente fatal.

La fatiga  y la distracción, usuales en el mundo, se convierten en amenazas para las operaciones mineras. Un trabajador cansado es un riesgo muy alto que las mineras no quieren asumir. Un trabajador que se distrae mucho significa también un elevado peligro, que equivale a lanzar los dados.

La ciencia señala que una persona que no ha dormido en 18 horas tiene el mismo nivel de atención que una con 0.05% de alcohol en su sistema sanguíneo. Ahora bien, los niveles de atención declinan abruptamente en una persona que no ha dormido en 24 horas. Una persona en estas circunstancias tiene los sentidos tan alterados como una con 1% de alcohol en la sangre. De modo que una persona que no duerme bien constituye un riesgo para sí misma y para los demás.

La fatiga es una de las más usuales causas de accidentes laborales en el mundo. Y también en la minería.

Caterpillar se unió a una empresa especializada en detectar microsueños, popularmente conocidos como cabeceos. Esta empresa ha desarrollado un sistema operativo que registra los movimientos faciales y oculares. El sistema computarizado alerta tanto al conductor como a la sala de control cuando un evento de fatiga acontece. Esta tecnología que ha incorporado Caterpillar se llama Cat Driver Safety System.

Este sistema, que se instala en los camiones mineros CAT, lo usan muchas minas en el mundo. Una de ellas es la empresa Potashcorp.

Sal Angelone, especialista en fatiga de Caterpillar Safety Services, sostiene que el sistema funciona de este modo: en su primera fase recolecta mucha data para medir la cantidad y calidad de sueño de los conductores. Con este estudio base pasan a la fase dos, en el que usan las alarmas cuando un conductor se duerme momentáneamente. Este sistema, afirma Angelone, reduce los eventos de microfatiga en un 80% aproximadamente.

En el paso tres, el video de lo que se sospecha es un evento de fatiga es enviado a los expertos en Illinois para su análisis. Si se comprueba que esa fue la causa, se comunica esta información a los responsables de cada empresa. Así llega el momento oportuno de tener esa conversación sobre seguridad y proteger tanto al conductor como a los demás.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)