Herrera Descalzi: Estado peruano ha hecho muy poco para masificar uso del gas natural en el norte y sur del país

Herrera Descalzi: Estado peruano ha hecho muy poco para masificar uso del gas natural en el norte y sur del país

El contrato de Camisea y el Estado peruano ha sido suscrito por 40 años y ayer el presidente del Consejo de Ministros Guido Bellido dijo que el gobierno renegociará el contrato, no explicó si era por el Lote 88 o el Lote 56. Si el consorcio no aceptaba los términos del Ejecutivo, añadió Bellido, entonces nacionalizará el complejo de hidrocarburos. Si bien la Ley Orgánica de Hidrocarburos, quien representa al Estado peruano en las negociaciones por hidrocarburos en el país es Perupetro y no la PCM o el Minem. 

Carlos Herrera Descalzi, exministro de Energía y Minas, explicó al diario Gestión que en Lima, por ejemplo, el 50% de la población (de los sectores C y D) ya cuenta con este recurso. No obstante, uno de los principales problemas que se enfrentó era el costo de instalación y que, en cierta medida, frenó la masificación. En la capital, la distribución del recurso está a cargo de Cálidda.

«Al inicio costaba como US$ 1,000 por lo que algunas familias no podían financiarlo. Ese fue uno de los principales problemas que evitó la masificación del recurso desde un inicio», precisó. Para enfrentar este problema comenzó a funcionar, desde el 2016, el BonoGas para financiar la instalación interna del abastecimiento de gas natural doméstico.

Dijo además que el Estado peruano ha hecho muy poco para masificar el uso del gas natural en el norte y sur del país: «Cuando las empresas concesionarias participaban en los concursos de ProInversión para llevar gas (por ductos) llegaron a la conclusión que no era económicamente viable. Por eso es que masificación no se ha usado ya que el Estado peruano no ha dado las condiciones para que eso ocurra como si lo ha hecho Colombia».

El año pasado se relanzó BonoGas Residencial. Este subsidio estatal es financiado a través del Fondo de Inclusión Social Energético (FISE), que costeaba hasta el 100% de la instalación del gas natural en los hogares de estratos socioeconómicos bajos y del 50% al 75% para familias de nivel socioeconómico medio o medio bajo.

Otro hecho que también dificulta la masificación del gas natural, principalmente el residencial, dado que el gas natural también alimenta la red eléctrica nacional, eran los permisos municipales para la instalación de ductos. «Los permisos que se solicitaban para la instalación de los ductos para el transporte de gas dificultaron bastante el avance de las obras», explicó Herrera Descalzi.

Comentó que es tarea del Estado promover la instalación de ductos de gas natural, sobre todo para las casas. «Para ello se requiere de un subsidio. Por ejemplo: subsidiar la tasa de interés así como el costo de instalación de las redes locales. Ello pudo (y puede) salir de lo que deja Camisea al Estado peruano a través de la que paga en regalías e impuestos».

De acuerdo con datos del Ministerio de Energía y Minas al 2019, existen cuatro concesionarios que distribuyen este combustible a escala nacional y que atienden a más de 650,000 hogares, con lo que se ha beneficiado a más de 2.5 millones de peruanos. Camisea solo se encarga de la extracción; otra empresa traslada la molécula hasta la costa y otras se encargan de la distribución. Se trata de una red muy compleja con encadenamientos muy especializados.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)