Guido Bellido amenaza con nacionalizar Camisea si empresa no quiere renegociar su contrato con Estado peruano

Guido Bellido amenaza con nacionalizar Camisea si empresa no quiere renegociar su contrato con Estado peruano

A través de su cuenta oficial en Twitter, el presidente del Consejo de Ministros Guido Bellido, del partido Perú Libre, ha soltado un mensaje explosivo para la economía en general y la inversión privada en particular, un mensaje contrario a lo dicho por el presidente Pedro Castillo en su mensaje ante la ONU de querer atraer inversiones y de respetar las reglas de juego. «Convocamos a la empresa explotadora y comercializadora del gas de Camisea, para renegociar el reparto de utilidades a favor del Estado, caso contrario, optaremos por la recuperación o nacionalización de nuestro yacimiento», ha amenazado Bellido, quien es investigado por apología al terrorismo y por ser muy cercano de Vladimir Cerrón, investigado también por la justicia peruana y cercano a las ideas de Evo Morales. 

Camisea es el megayacimiento de gas más importante del Perú y uno de los más representativos de Latinoamérica, situado en el corazón de la Amazonía de Cusco. Allí se lleva a cabo una operación de tipo off shore in land, que consiste en operar en tierra como si se tratara de una producción en mar (logística aérea, fluvial y sin apertura de caminos). Camisea es el consorcio integrado por Pluspetrol, Hunt Oil, SK Innovation, Tecpetrol, Repsol y Sonatrach, produciendo gas natural y condensado de los Lotes 88 y 56. Desde este yacimiento se distribuye gas natural a miles de domicilios en el país y también a decenas de industrias generadoras de energía.

Las exportaciones, la inversión privada en componentes locales y las transferencias fiscales de Camisea crearon 30,000 puestos de trabajo directos e indirectos al año en los últimos 15 de operación, reveló un reporte económico de la consultora Macroconsult. El Consorcio Camisea ha pagado, entre regalías e impuesto a la renta, alrededor de US$ 15,000 millones, que han ido a las arcas nacionales.

Si bien el estudio informó que Camisea generó cada año 1,681 empleos formales propios y por contratistas, el beneficio de los distintos componentes asociados a la operación fue mucho mayor, impactando positivamente en la economía y convirtiéndose en una energía que promovió el desarrollo de los peruanos, refirió el estudio, hecho pública hace unas semanas.

Hace unos días, el presidente Pedro Castillo reiteró recientemente la necesidad de recuperar el yacimiento del gas de Camisea para beneficiarios a los peruanos. «Nos vamos a comprar el pleito de recuperar el gas de Camisea para todos los peruanos», dijo durante un discurso en la Plaza de Armas de Chota (Cajamarca).

Para Pablo de la Flor, director ejecutivo de la Sociedad Nacional Minería y Petróleo (SNMPE), no sería necesario realizar una «nacionalización» de estos recursos. «No tiene sentido recuperar algo que ya tenemos. Constitucionalmente los recursos naturales son patrimonio de la nación, lo que existe es un contrato para el desarrollo y aprovechamiento económico de esos recursos», señaló De la Flor a RPP Noticias.

Todo es confuso en las altas esferas del Gobierno peruano, un nido de contradicciones. Pedro Francke, ministro de Economía y Finanzas, dijo en agosto que el Estado no planea expropiar Camisea sino que proyecta ser parte del proyecto de transporte de gas natural al sur mediante una asociación público-privada (APP). «No vamos a expropiar el gas de Camisea. Las empresas privadas seguirán explotándolo. Nosotros queremos asegurar que sirva para que los peruanos tengan un gas más barato en su casa», dijo en diálogo con Canal N.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)