Glencore automatizará sus perforadoras de superficie en Chile

Glencore automatizará sus perforadoras de superficie en Chile

Glencore convertirá sus perforadoras de superficie en Chile para que funcionen de forma autónoma como parte de la primera fase de un viaje minero digital. Iniciando con Minera Lomas Bayas, situada en el desierto de Atacama, que extrae mineral de óxido de cobre de baja ley. El director general global de Excelencia Operativa y Tecnología de Glencore, Cristian Carrasco, describió la iniciativa como la primera de muchas para modernizar, transformar y alinear el negocio con los requisitos y prioridades de las partes interesadas, según Mining Weekly.

Lomas Bayas será la primera en adoptar la tecnología de perforación inteligente a nivel global en las operaciones mineras de Glencore. Se espera que la conversión de las perforadoras Caterpillar y la instalación de la red inalámbrica finalicen en junio de 2023. «La incorporación de tecnología en los equipos es nuestra respuesta a los constantes cambios que enfrentan las operaciones mineras», dijo el gerente general de Lomas Bayas, Pablo Carvallo.

La primera fase se completará con la tecnología proporcionada por la empresa estadounidense Flanders, que tiene una oficina regional en la localidad sudafricana de Middelburg. El director del estudio tecnológico de Glencore, Enrique Caballero, destacó que la visión operativa de la mina está fuertemente alineada con la tecnología digital que mejora la seguridad, la sostenibilidad y la calidad de vida de los trabajadores.

La fase inicial proporcionará información para continuar el camino hacia la automatización total de los equipos mineros en toda la operación, declaró Flanders en el comunicado de prensa. El director regional de Flanders, Martin Schafer, señaló que la tecnología añade una dimensión financiera, así como beneficios medioambientales, ya que las perforadoras autónomas han mostrado una reducción del 7.3% del combustible en comparación con las perforadoras tripuladas, lo que supone una reducción de unos 1,200 litros de combustible al año, equivalente a 2,966 toneladas menos de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)