Ferrocarriles mineros que impulsa el Minem demandarían una inversión superior a los US$10,000 millones

Ferrocarriles mineros que impulsa el Minem demandarían una inversión superior a los US$10,000 millones

Tras el anuncio del ministro de Energía y Minas, Iván Merino, quien indicó que existen dos proyectos especiales que alienta su cartera: el Ferrocarril Cajamarca-Bayóvar y el Ferrocarril Marcona-Andahuaylas (nodo minero de Apurímac), Javier Franco Gonzáles, decano de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Nacional de Ingeniería, explicó que ambos proyectos demandarían una inversión superior a los US$10,000 millones.

Explicó que el primer proyecto, también llamado Ferrocarril Norandino, beneficiará el desarrollo de los departamentos de Cajamarca, Lambayeque y Piura, y sería uno de tipo multiusos, transportando mineral (como los fosfatos al puerto de Bayóvar), así como productos agrícolas, y, a la vez, fomentaría el turismo.

«Este es un proyecto antiguo. Estimo que significará una inversión superior a los US$2,000 millones. Los distintos gobiernos propusieron al sector privado que invierta, pero hasta el momento todo no pasó de negociaciones», indicó.

Respecto al Ferrocarril Marcona- Andahuaylas, Franco señaló que el proyecto tiene 20 años de antigüedad, y que en sus inicios Minera Las Bambas pensó construir la vía para llevar sus minerales a la costa. Sin embargo, no se concretó. «Este ferrocarril sigue en la fase de estudios de factibilidad. Si se logra cristalizar permitirá transportar los minerales de cobre y hierro de Apurímac hasta Marcona. Este proyecto de construcción comprende una línea férrea de 600 kilómetros, y demandaría una inversión de US$8,500 millones», acotó.

Modelo de negocio

El Gobierno, a través del Ejecutivo, ha señalado que espera ser propietario de estas obras, mas no el gestor, pues confía en la eficiencia del sector privado y espera las utilidades correspondientes. «Este modelo lo veo difícil de concretar, salvo que se llegue a un acuerdo de derecho de uso de vía. En todo caso, el Gobierno podría construir la infraestructura férrea para después concesionar a los privados por un tiempo determinado. Este modelo aseguraría ganancias, similar a lo que se desarrolla en el caso de Ferrovías, el Ferrocarril Central Andino y Fretransa-Perurail», explicó.

No obstante, ranco remarcó que mientras exista inestabilidad política y social, difícilmente alguien invertirá. «En los últimos 20 años, ni el Gobierno ni la empresa privada han invertido ni un metro de vía férrea en el país, a excepción de los Metros en Lima», concluyó.

Importancia

Javier Franco explicó que el ferrocarril es importante porque promueve la inclusión social, la interconexión territorial, el ahorro de energía, el cuidado del medio ambiente y la consolidación de nuestro liderazgo en el Pacifico Sur. «El ferrocarril es muy importante para rutas largas o de cercanías de las grandes ciudades y para unir metrópolis importantes en base a la alta velocidad. El ferrocarril aparece como medio óptimo para el transporte de pasajeros, así como en trenes de carga con ventajas mediables en movilidad social, crecimiento económico, acceso a los mercados, competitividad, costo logístico, entre otros», sostuvo.

Empero, desarrollar este tipo de proyecto requiere primordialmente de una infraestructura ferroviaria que incluye la construcción de instalaciones e edificaciones necesarias para el funcionamiento del ferrocarril, estaciones, vías, puentes y túneles, sistema de señales y comunicaciones.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)