Ferreyros: «Los proveedores mineros nos sumamos al pedido de una acción urgente para Cuajone»

Ferreyros: «Los proveedores mineros nos sumamos al pedido de una acción urgente para Cuajone»

Ferreyros, representante en el Perú de la marca Caterpillar, mediante un nuevo pronunciamiento sobre la situación de la mina Cuajone, que lleva más de 40 días sin agua debido a que una comunidad ha tomado por la fuerza el reservorio artificial de Viña Blanca, esencial de la operación, afirma que «la minería responsable necesita todo el respaldo que se merece» y recuerda que «los 5,000 trabajadores, familiares y contratistas de Cuajone siguen privados del elemental derecho al agua».

«Los proveedores mineros nos sumamos al pedido de una acción urgente para Cuajone, que sigue demandando una solución real de las autoridades. Sin solución aún a la vista, la continuidad de esta importante operación y su aporte al Perú están en riesgo», explicaron desde la empresa con la etiqueta #EstamosConCuajone. «Desde Ferreyros invocamos a las autoridades a buscar una solución ral y viable para el urgente restablecimiento del agua».

Desde el 28 de febrero, la comunidad de Tumilaca, Pocata, Coscore y Tala, de Moquegua ha tomado el reservorio hídrico de la mina Cuajone, propiedad de la gigante minera Southern Perú Copper Corporation. Sin este componente, la empresa no puede operar, mientras que los 5,000 habitantes de su campamento luchan por recuperar su derecho al agua, pero no son escuchados.

Raúl Jacob, director financiero de la compañía, señaló en RPP que, al no encontrarle una solución, lo más probable es que tomen una medida que no quieren. «Es posible, pero no queremos hacerlo, pero mantener esta situación es inviable a corto plazo y por lo tanto es importante e insisto a las comunidades que reflexionen», sostuvo. Son 2,500 los empleos en juego. La minera, pasados más de 40 días, sigue pagando a sus empleados, pero ningún negocio es sostenible si no produce.

La semana pasada, cerca de 100 trabajadores de la mina Cuajone de Southern Perú realizaron un plantón esta mañana en el frontis del Ministerio de Energía y Minas (Minem), en Lima, para exigir a las autoridades una rápida solución al conflicto con la Comunidad Campesina de Tumilaca, Pocata, Coscore y Tala. La comunidad reclama una compensación de US$5,000 millones. Ade­más de los 1,400 empleados que tra­ba­jan direc­ta­mente en la mina, hay cerca de 8,600 con­tra­tis­tas que pro­veen de ser­vicios a la minera en la zona.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)