Expansión de Toromocho requerirá camiones mineros en el corto plazo

Chinalco emprendió los trabajos de ampliación de su unidad minera a un costo total de US$ 1,300 millones recientemente, en simultáneo con la construcción de los proyectos Quellaveco (Moquega) y Mina Justa (Ica). Solo en el 2018 la organización desembolsó US$227.1 millones y US$19 millones se destinó a la adquisición de nuevos equipos. Una de las posibilidades que baraja testear la empresa, entre tantas otras, es el  Komatsu modelo 980E.

A solicitud de Komatsu-Mitsui se rectifica la siguiente nota: la empresa de capitales chinos aún no ha cerrado acuerdos pero todo indica que pronto requerirá camiones de prueba. César Cruz-Saco, vicepresidente de Komatsu, indica que estos camiones vienen operando muy bien, con alta disponibilidad, alta productividad y bajo costo en otras minas peruanas.

El período de prueba de estas avanzadas máquinas, presentes también en operaciones como Las Bambas, es de alrededor de doce meses.

Los camiones mineros diesel-eléctricos AC modelo 980E con capacidad para 400 toneladas. Los equipos de acarreo cuentan además con una cabina de operador ergonómica que impone un estándar de calidad y seguridad en su clase, tanto para la operación, así como el cuidado del operador y su equipo. Además, inmensas baterías de litio, níquel, manganeso y cobalto de más de 4 toneladas de peso la integran.

En más de cuatro unidades mineras del país operan estas máquinas de última tecnología.

La expansión de Toromocho aumentará la capacidad de procesamiento de concentrado de cobre hasta las 157,000 toneladas diarias y, en consecuencia,  su producción anual de cobre refinado podrá alcanzar las 300,000 toneladas.

Chinalco tomó el control de Toromocho en 2007 y el proyecto comenzó a producir a fines del 2013. Toromocho, que además de cobre explota plata y molibdeno, contiene 1,526 millones de toneladas de mineral, según la unidad local de Chinalco, Minera Chinalco Perú.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)