Etna implementa un sistema de gestión ambiental para sus procesos productivos

Etna implementa un sistema de gestión ambiental para sus procesos productivos

La empresa Etna, de capitales peruanos que brinda soluciones de energía, sabe de qué tamaño es su huella de carbono correspondiente al 2017. La empresa ha medido su impacto en el entorno como parte de su compromiso de operar “con los más altos estándares de cuidado ambiental” y ofrecer productos reciclables y “sostenibles”.

Al respecto, Jeroen Nieuwland, gerente de Gestión Humana, Seguridad y Medio Ambiente de Etna, manifestó: “Somos conscientes de que nuestros aspectos ambientales deben ser mitigados, compensados o eliminados”.

Somos conscientes de que nuestros aspectos ambientales deben ser mitigados, compensados o eliminados

“Por ello, ―añadió― hemos implementado un sistema de gestión ambiental basado en la norma ISO 14001_2015 con lo cual controlamos la manera en la que nuestros productos se diseñan, fabrican, distribuyen, consumen y se eliminan, utilizando la perspectiva del ciclo de vida”.

Con esta estrategia, la empresa evita, dice el ejecutivo, generar “impactos ambientales o de salud en las personas en cada una de estas etapas. Para ello contemplamos la recolección y el reciclaje de baterías usadas para fabricar una nueva”.

La compañía produce soluciones de energía reciclables (baterías) o soluciones que permiten generar energía a través de fuentes renovables (sistemas fotovoltaicos). Etna es una empresa peruana de soluciones de energía, con más de 85 años de historia.

 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)