Espinar: monitoreo biológico en ámbito de Antapaccay registra cerca de 4,000 especies de flora y fauna

Espinar: monitoreo biológico en ámbito de Antapaccay registra cerca de 4,000 especies de flora y fauna

Desde que inició sus operaciones en Espinar (Cusco), Compañía Minera Antapaccay desarrolla monitoreos de diversidad biológica en zonas aledañas a sus operaciones, para identificar el estado de la flora y fauna (aves, mamíferos, anfibios, reptiles e insectos).  Los resultados del último registro de biodiversidad demostraron un equilibrio ecológico favorable para el desarrollo de las especies, con características ambientales equivalentes al de zonas de control, fuera del ámbito de influencia de la empresa minera. 

«Estos monitoreos son muy importantes, dado que el análisis de la información recopilada nos sirve para evaluar la efectividad de nuestras acciones para resguardar las especies de animales y vegetales», señaló Antonio Mendoza, gerente de Medio Ambiente de Antapaccay. La empresa logró determinar que sus políticas y trabajos de gestión ambiental han permitido proteger el entorno natural de la provincia de Espinar, así como el de especies que se desarrolla en él. 

Durante el monitoreo, cada uno de los animales son evaluados mediante parámetros biológicos, como la riqueza (número de especies presentes), abundancia (cantidad de individuos de una especie) y diversidad (medida de la riqueza y uniformidad de especies). Asimismo, se realiza la identificación de especies incluidas en categorías de conservación nacional y/o internacional.  

De esta manera, en las estaciones de monitoreo biológico de Antapaccay, con acciones efectuadas durante el 2020, se han podido identificar 313 aves, 173 mamíferos y 3763 insectos. En flora, en tanto, se registraron 116 especies de plantas.

Respecto a las 313 aves, estas pertenecen a 26 especies de 18 familias clasificadas en las regiones alto andinas. El estudio determinó que las aves cantoras son la especie predominante, abarcando el 50 % del total registrado. En segundo lugar se encuentran las avefrías, seguidas de gaviotas y agachonas.

Los 173 mamíferos, en tanto, pertenecen a 14 especies de 8 familias y 12 géneros. La investigación identificó roedores, murciélagos, liebres y zorros. También se encontró 2 tipos de especies de reptiles escamosos y un tipo de anfibio (sapos).

«Trabajamos para proteger la biodiversidad a través de nuestra red de monitoreos, la cual ha sido diseñada tomando en cuenta las áreas de importancia biológica, los resultados obtenidos de la línea de base histórica, así como la ubicación de nuestras operaciones.  Esta evaluación nos permite advertir de cualquier posible impacto sobre el medio biológico a tiempo», indicó Antonio Mendoza.

Los 3,763 insectos y arácnidos corresponden a 3 clases, 12 órdenes y 184 morfoespecies (tipos de especies que no pueden identificarse con herramientas de campo). Los órdenes con mayor número de familias registradas fueron: insectos con dos alas, escarabajos, chinches, pulgones, chicharras e insectos con alas membranosas.

En el área del monitoreo de flora, se registraron 116 especies de plantas, distribuidas en 23 órdenes y 36 familias. El mayor número de especies son hierbas de granos y flores o “compuestas” con 31 y 22 especies, respectivamente. Como especies sensibles, se identificaron puyas Raymondi, sankayo y musgo andino.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)