Especial Bicentenario | Mariela García de Fabbri, directora gerente general de Ferreycorp

Especial Bicentenario | Mariela García de Fabbri, directora gerente general de Ferreycorp

¿Qué le ha dado la minería formal y moderna al Perú en las últimas décadas?

La minería formal y moderna representa un aporte fundamental para el Perú. El ingreso de compañías mineras líderes a nivel internacional ha traído a nuestro país las mejores prácticas de la industria, con estándares, tecnología y procesos de clase mundial.

Las elevadas exigencias de operación de las mineras han propiciado un círculo virtuoso entre los proveedores, quienes hemos incorporado las mejores prácticas en nuestras propias operaciones. Se trata de un impacto cultural muy importante. Por ejemplo, en nuestra corporación, a lo largo de los años que venimos acompañando a la minería, venimos realizando los máximos esfuerzos para ofrecer altos estándares de calidad, innovación y seguridad, siempre apuntando al siguiente paso en la excelencia. 

Además es indiscutible el rol de la minería como dinamizador de la economía, en aspectos tan diversos como la contribución al PBI, el impacto en las exportaciones y las inversiones que recibe el país. Resalto en la misma línea su gran efecto multiplicador, abriendo oportunidades en diferentes sectores y beneficiando a gran parte de la población, aunque no todos lleguemos a ser conscientes de ello.

Su contribución se aprecia también en circunstancias excepcionales como la que vivimos hoy, en la pandemia que aún nos toca seguir afrontando, en la cual la minería demuestra ser pieza clave para dinamizar la economía. A la vez, es importante reconocer el aporte solidario que viene brindando la minería en este contexto. En esta coyuntura, las empresas del gremio minero-energético han puesto máxima energía a dotar de numerosos recursos para afrontar la crisis, tales como la provisión de oxígeno, la disposición de plantas, ventiladores, concentradores, camas hospitalarias, equipos médicos, artículos de protección y ambulancias, entre muchos otros aspectos, y el soporte logístico para el traslado de vacunas. 

¿Cuáles cree que deben ser los objetivos a los que debe apuntar tanto el país como la industria al 2030?

En los próximos años la minería debe seguir siendo un aliado clave para el Perú. Hacer realidad el fomento de la inversión y el destrabe de los proyectos en cartera permitirá atraer más flujos de capital, el país obtendrá más ingresos tributarios para atender las necesidades que nuestra población exige, y se generarán nuevos puestos de trabajo, entre otros muchos beneficios que se expanden a lo largo de la cadena productiva. 

La continua transformación tecnológica y la digitalización seguirán contribuyendo en los próximos años a sumar productividad y eficiencia para las empresas mineras y, al mismo tiempo, a generar más recursos para el país. Los proveedores mineros, en este contexto, continuaremos acompañando a la minería, unidos a través de los vínculos de largo plazo que caracterizan a este sector. 

Los esfuerzos a realizarse y priorizarse en los próximos años no desconocen el gran reto que afronta el sector: generar un clima de amplio consenso sobre su importancia para el país. Lograrlo, entre otros aspectos, pasa por elevar la visibilidad del aporte económico de la minería y su contribución al desarrollo. La minería es de todos y para todos. 

Puedes visitar nuestra edición digital para seguir leyendo más entrevistas del sector minero-energético haciendo clic aquí.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)