En Chile entienden que la minería será una «palanca de desarrollo»

En Chile entienden que la minería será una «palanca de desarrollo»

La minería será uno de los pilares de desarrollo del Gobierno de Sebastián Piñera. En palabras del ministro de Minería de Chile, Baldo Prokurica, la actividad extractiva será «una palanca de desarrollo» y «un motor de nuestra economía» en momento en el que la perspectiva de los metales luce mejor que hace algunos años.

Hace algunos años, la cartera de proyectos mineros superaba los US$100,000 en Chile

Un objetivo inmediato que se ha propuesto alcanzar el ministro chileno es reducir la cantidad de trámites necesarios para obtener los permisos  necesarios de un proyecto minero. En Chile, alrededor de 41 proyectos mineros tramitan sus permisos ambientales. Estos planes mineros, en conjunto, ascienden a una inversión de US$53,000 millones.  Ahora bien, poco más de veinte ya cuentan con los permisos necesarios para su ejecución.

«Observamos al sector en plena reactivación», dijo Prokurica, «y mejores perspectivas para los commodities pero al mismo tiempo grandes desafíos en la forma cómo explotamos los recursos mineros». La industria minera chilena, dijo, si quiere ser competitiva y sustentable, debe «internalizar con fuerza la tecnología y facilitar la llegada de nuevas tecnologías».

Hace algunos años, la cartera de proyectos mineros superaba los US$100,000 en Chile; hoy se sitúa en poco más de US$60,000.

En el norte de Chile están asentados el 30% del cobre y el 60% del litio. El desarrollo de Chile se sostiene en gran medida a la minería. En los últimos treinta años,  la economía chilena ha avanzado 125% merced a que el cobre es la fuente principal de dividendos del país sudamericano. En ese mismo lapso de tres décadas, la inversión inyectada solo en minería ronda los US$100,000 millones. Los royalties, en ese mismo período, superan los US$7,000 milones.

La minería no solo es una industria como otras. En ciertos campos, ha impulsado el desarrollo de tecnologías. Los teléfonos inteligentes no existirían sin los metales. La embrionaria revolución de los coches eléctricos sería imposible sin varias materias primas, entre ellas el cobre. Un auto convencional necesita unos 20kg de cobre. Un coche enchufable, en cambio, demanda hasta 80kg del metal rojo. La necesidad de agua en zonas desérticas ha gatillado además el desarrollo de tecnologías para aprovechar el agua de mar en las operaciones

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)