En busca del cobre verde: BHP solo tiene oídos para la desalinización y las energías renovables

Los nuevos contratos de energía renovable firmados en Chile reducirán los precios de la energía para las operaciones de las minas de cobre Escondida y Spence en alrededor de un 20% y desplazarán hasta 3 millones de toneladas de emisiones de CO2 de las operaciones, dijo Danny Malchuk, presidente de Operaciones de BHP Minerals Americas.

“Los nuevos contratos de energía, junto con nuestra inversión en agua desalinizada en Chile, demuestran el valor social en acción y ayudan a impulsar la agenda más amplia del cobre verde sostenible”, refiere el ejecutivo en un extenso manifiesto publicado en la web de la empresa.

“Hemos negociado cuatro nuevos contratos de energía que cumplirán con los requerimientos de energía para nuestras operaciones en las minas de cobre Escondida y Spence a partir de fuentes de energía 100% renovables para mediados del 2020”, revela. “Cuando estén plenamente operativos, estos acuerdos de suministro renovable eliminarán prácticamente todas las emisiones de Alcance 21 de Escondida y Spence, desplazando efectivamente hasta 3 millones de toneladas de CO2 al año en comparación con los contratos de combustibles fósiles que sustituyen”. 

Los gases contaminantes que se desplazarán equivalen a las emisiones anuales de unos 700,000 automóviles con motor de combustión y representa alrededor del 70% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de BHP Minerals Americas.

Estas acciones también apoyan la meta más amplia de la política energética de «Energía 2025» de Chile que especifica que el 20% de toda la energía chilena vendrá de fuentes renovables para el año 2025.

Luego de un proceso competitivo de licitación, Escondida y Spence acordaron contratos separados de 15 años por 3TWh/año y de 10 años por 3TWh/año para ENEL Generación Chile y Colbún, respectivamente. Los contratos de ENEL comenzarán en agosto de 2021 y los de Colbún en enero de 2022. La energía será suministrada por fuentes solares, eólicas e hidráulicas.

“Reconocemos que nuestras operaciones tienen un impacto en el medio ambiente dada la inmensa cantidad de agua que consumen”, admite Danny Malchuk. “Nuestra declaración de posición sobre la Administración del agua, lanzada el mes pasado, describe nuestra visión de un mundo con una gestión del agua sustentable para el 2030. Establece nuestras acciones para mejorar la gestión del agua dentro de nuestras operaciones y contribuir a una gobernanza más eficaz del agua más allá de la puerta de la mina”.

Durante más de una década, BHP ha trabajado para eliminar el uso del agua de los acuíferos de sus operaciones en Chile. Han invertido más de US$4,000 millones en las instalaciones de desalinización de Escondida para reducir significativamente el uso de agua subterránea y asegurar un suministro sostenible. Y sus operaciones de Spence comenzarán a utilizar agua desalinizada como principal fuente de suministro a partir de mediados de 2020, una vez finalizada la construcción de una planta desalinizadora con una capacidad de 1000 litros por segundo.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)