«El sector minero apoya la educación, porque con mejor educación podrán darse cuenta de que no estamos contaminando»

«El sector minero apoya la educación, porque con mejor educación podrán darse cuenta de que no estamos contaminando»

Comenzó a los 24 años en Minas Buenaventura. Fue vicepresidente y presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) y también de la Confiep. A sus 76 años, José Miguel Morales Dasso continúa haciendo lo que más le gusta. Divide su tiempo entre su trabajo como agricultor de paltas y mandarinas en Chincha, preside Sociedad Minera El Brocal y Empresarios por la Educación, organización que ayudó a fundar hace 14 años, y ahora le ha concedido una entrevista a la revista Desde Adentro.

“El sector minero apoya mucho la educación, porque mientras haya gente con mejor educación podrán darse cuenta de que no estamos contaminando, sino de que estamos aportando positivamente al entorno”, dijo. “Hay un interés social de que la gente se supere y también un interés económico en contratar a gente capacitada. Pero a algunas personas no les interesa que el personal sea capacitado. Hoy no es necesario agarrar un pico y romper el cerro. La minería, al igual que la agricultura, ha cambiado”. 

Para el empresario minero, la inversión del sector en la educación es beneficiosa también para ellos: “Si no levantas la educación de la gente, te quedas sin ningún avance. Por otro lado, el cuestionamiento viene de gente interesada en que los demás no se eduquen”.

Contó que entre 2005 y 2007, cuando presidió la Confiep, decidió que “no debíamos ser solamente una especie de sindicato de empresarios, sino ser propositivos, y qué mejor que impulsar el tema de la educación. Y conté con mucho apoyo del sector minero. Es el sector que más ha contribuido con la educación”. 

Hoy, la mayor parte de los miembros de Empresarios por la Educación son mineros. Desde el norte hasta el sur, el sector minero cumplió aportando montos que fueron muy importantes. “Calculo que superan los S/ 400 millones”, dijo. “Hubo un proyecto de Southern Perú, de S/ 108 millones, para poner una computadora en cada una de las aulas de todos los colegios de Moquegua. Después, Antamina donó 10,500 computadoras a todos los maestros de Áncash”.

Estas iniciativas, reflexionó, sirvieron también para que los maestros se actualizaran y pudieran dar el paso a la tecnología, atrayendo a empresas de otros sectores a contribuir con el tema educativo. “En Empresarios por la Educación somos provincianos y, en el transcurso de estos años, hemos desarrollado programas de capacitación a favor de 90,000 maestros del país y de 1,8 millones de alumnos en 23 regiones, especialmente en la sierra y en la costa peruana”. “Nosotros hemos ido donde realmente se necesitaba ayuda” añadió. “Hay que seguir con fe, trabajando por el Perú y llevando la educación a donde no llega, pues las zonas de trabajo de las mineras están en zonas muy agrestes”.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)