El precio del cobre toca las nubes pero el Perú no lo aprovecha: analistas

El precio del cobre toca las nubes pero el Perú no lo aprovecha: analistas

En el Perú, el principal metal producido es el cobre. Entre el año 2005 y 2019, según el Ministerio de Energía y Minas (Minem), la producción creció a un rimo anual de 6.6%. La inversión minera, por su parte, sumó US$ 59,340 millones, en la última década; creciendo a un ritmo promedio de 7.1%. 

“La evolución positiva en el mercado del cobre responde a la reactivación de la economía mundial, especialmente en la producción industrial de China y la expectativa de que se apruebe el plan de infraestructura que el presidente de Estado Unidos presentó al Congreso”,  explica Pablo de la Flor, director ejecutivo de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) a Gestión. “A esto hay que añadir la versatilidad que ha mostrado el metal rojo como materia prima para ser utilizado en tecnologías relacionadas con energías limpias, que no hace más que reforzar su posición en el mercado”.

De la Flor, por su parte, manifestó que no llevar a cabo los proyectos sin duda redunda en pérdida para el país, que se traduce no solo en la inversión no ejecutada ni la producción que no se obtiene, sino en todo lo que hace la minería con el resto de la economía.

Los precios del cobre se ubicaron el último miércoles a US$ 9,876.00 por tonelada y se acerca cada vez más al umbral de los US$ 10,000. Según datos de Bloomberg, el precio por libra alcanzó los US$ 4.53, cifra que no se reflejaba desde abril del 2011.

De acuerdo con Daniel Briesemann, analista de Commerzbank, es solo cuestión de tiempo para que el metal rojo sobrepase los US$ 10,000 por tonelada, y proyectó un posible récord de US$ 10,190 en el corto plazo. Asimismo, Goldman Sachs proyectó que el precio del cobre podría alcanzar los US$ 11,875 la tonelada en 2022; y US$ 12,000 dólares la tonelada en 2023.

Katherine Salazar, analista de sectores primarios de estudios económicos de Scotiabank, citada también por Gestión, desde donde extraemos la noticia, sustentó que esta subida podría darse hasta mediados del 2021, y luego se podría observar una corrección, pero dependerá bastante la demanda de China. Añade que estos precios altos del cobre deberían incentivar la inversión en el país, con lo cual se producirá mucho más.

“Será muy importante la puesta en marcha de tres megaproyectos que tenemos en el Perú, aquellos enfocados en Cobre: Quellaveco de Angloamerican, ampliación Toromocho de Chinalco y Mina Justa de Marcobre. Incluso, podrían haber más proyectos, pero la demora en trámites administrativos y conflictos sociales desalienta a potenciales inversiones”, sustentó.

Los proyectos Tía María (Southern) y Conga (Buenaventura-Newmont) representan más de US$ 6 mil millones no invertidos a causa de los conflictos sociales. Por ello, será importante para que el entorno sea propicio. La especialista considera que el próximo gobierno debe destrabar estos proyectos postergados.

Con ello, se incrementará el volumen exportable de cobre, que aporta el 7% al PBI nacional y más del 50% al PBI minero del Perú.

Para Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE) si bien es un buen momento para aprovechar la producción minera existente, Perú pudo haber obtenido mucho más beneficio con el aumento del precio del cobre. “Tenemos proyectos que todavía pueden y deberían salir. Uno de ellos es la construcción de Tía María”, comenta.

Los proyectos Tía María (Southern) y Conga (Buenaventura-Newmont) representan más de US$ 6 mil millones no invertidos a causa de los conflictos sociales. Por ello, será importante para que el entorno sea propicio. La especialista considera que el próximo gobierno debe destrabar estos proyectos postergados.

El presupuesto anual de toda la República del Perú llega a poco menos de S/ 200,000 millones.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)